El pasado 17 de agosto, el australiano Terry Lovejoy descubrió su quinto cometa, utilizando un telescopio de 20 cm de diámetro. A partir de este acontecimiento, aficionados de toda la Argentina siguen a este nuevo cuerpo celeste con sus propios equipos y, también, con el telescopio remoto de la ULP (www.telescopio.ulp.edu.ar).

Aficionados de toda la Argentina siguen a este nuevo cuerpo celeste con sus propios equipos y, también, con el telescopio remoto de la ULP.

Aficionados de toda la Argentina siguen a este nuevo cuerpo celeste con sus propios equipos y, también, con el telescopio remoto de la ULP.

Cada vez más, los fenómenos astronómicos causan furor en diferentes partes del mundo. Miles de aficionados de todo el Planeta fueron testigos del hallazgo del cometa C/2014 Q2 (Lovejoy), descubierto por el australiano Terry Lovejoy el pasado mes de agosto.

A partir de la aparición de este nuevo cuerpo celeste, aficionados de toda la Argentina comenzaron a seguirlo, utilizando sus propios equipos. Mientras que otros decidieron conocer el C/2014 Q2 (Lovejoy) utilizando el telescopio remoto del Parque Astronómico La Punta (PALP).

“Para principios de diciembre el cometa estaba lo suficientemente brillante como para ser divisado con telescopios pequeños y binoculares. Se espera que a principios de enero esté al límite de lo que el ojo humano puede distinguir en condiciones ideales, a medida que continúa su viaje hacia su perihelio (punto de su órbita mas cercano al Sol)”, ampliaron desde el PALP.

Asimismo, se espera que su momento de mayor brillo ocurra en su punto más cercano a la Tierra, el 7 de enero, cuando esté atravesando la constelación de Tauro. “Estará a tan sólo 0,4687 unidades astronómicas de distancia del Planeta, es decir, algo más de 70 millones de kilómetros. Promete ser un espectáculo visible desde ambos hemisferios”.

Un cielo que dibuja maravillosos paisajes

Los cometas son cuerpos celestes constituidos por hielo, polvo y rocas que orbitan alrededor del Sol. La mayoría de estos cuerpos celestes describen órbitas elípticas de gran excentricidad, lo que produce su acercamiento al Sol con un período considerable. A diferencia de los asteroides, los cometas son cuerpos sólidos compuestos de materiales que se subliman en las cercanías del Sol.

A gran distancia (a partir de 5-10 UA) desarrollan una atmósfera que envuelve al núcleo, llamada coma o cabellera: formada por gas y polvo. A medida que el cometa se acerca al Sol, el viento solar azota la coma y se genera la cola característica, formada por polvo y el gas de la coma ionizado.

Recientemente, la sonda Rosetta, lanzada en el 2004, alcanzó al cometa 67P/Churiumov-Guerasimenko y lanzó sobre el mismo al módulo de descenso Philae, con el cual se inició el análisis del cometa. Los datos enviados por esta sonda prometen revolucionar nuestro conocimiento acerca de estos cuerpos del sistema solar.

Nota y foto: Prensa Universidad de La Punta