El Anfiteatro de los Sueños en Justo Daract vibró durante las tres jornadas que se llevó a cabo el 10º Festival Internacional de Tango.

Con el anfiteatro repleto, finalizó la décima edición del Festival Internacional de Tango en Justo Daract.

Con el anfiteatro repleto, finalizó la décima edición del Festival Internacional de Tango en Justo Daract.

Público de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, La Pampa, San Juan y La Rioja se dieron cita en la celebración tanguera más importante del interior del país, y recorrieron los stands, pubs, patios de comidas y paseos de artesanos que se encontraban dentro y fuera del predio.

En esta última jornada se conocieron los ganadores del concurso de intérpretes quienes grabarán su EP en la Casa de la Música. Se trata de María José y Julián Pérez de la ciudad de San Luis.

Jorge Poder, Tete Coustarot y Sergio Lapegüe, estuvieron a cargo de la conducción y aprovecharon la ocasión para enviarle “fuerza” al músico y compositor Cacho Castaña por el delicado estado de salud que está atravesando.

Esteban Riera, Erica di Salvo junto a sus hermanos y orquesta, y El Ensamble de San Luis con su disco “Tango y algo más”, le pusieron un colorido especial a la noche.

Por su parte Américo Moroso, gran anfitrión del festival presentó junto a sus músicos y Erica di Salvo como invitada especial, su último trabajo discográfico también llamado “Américo Moroso”. El maestro con su típico carisma deslizó: “Mi sueño es poder formar una orquesta con jóvenes músicos”.

Más y más música

Javier Calamaro subió al escenario y presentó su último disco “La vida es Afano” y el anterior, “Villavicio”. Después de imponer su estilo único en cada canción y para deleite del público, bajó a cantar entre el público, que aprovechaban cada segundo para fotografiarse mientras entonaba las últimas estrofas.

Omar Mollo llegó al caer la noche para llenar de elogios y tangos roncos al maestro Américo Moroso. Su admiración hacia el bandoneonista sanluiseño nace varios años atrás. “Desde el 2007 tengo ganas de tocar aunque sea una canción con el maestro, lamentablemente no pude volver antes, pero hoy me quiero dar el gusto y Javier (Calamaro) me pidió participar. Pero no digan nada que es una sorpresa”. Así fue que al finalizar su presentación invitó a subir al escenario a Don Américo y Calamaro nuevamente para interpretar “La última Curda” juntos.

“El maestro tiene la humildad de los grandes, es un placer estar cerca de gente así” declaró Mollo, mientras que Calamaro dijo que “tenía muchas ganas de estar acá, junto a Don Américo en su gran noche y poder escuchar su disco en vivo”. Por su parte al finalizar el espectáculo Américo aseguró: “Estas son las cosas que uno no se olvida más”.

Nota y foto: Luis Maldonado. Prensa Ministerio de Turismo y las Culturas.