En una entrevista con Prensa ULP, el árbitro internacional Marcelo Hermida analiza la importancia de la “Copa Provincia de San Luis” para la comunidad ajedrecística nacional.

El árbitro FIDE  observa con atención el tablero de GM Fernando Peralta durante la primera ronda

El árbitro FIDE observa con atención el tablero de GM Fernando Peralta durante la primera ronda

Su impecable y silenciosa presencia se hace notar en la sala de juego, donde fiscaliza el minuto a minuto de cada tablero. Como árbitro principal es un testigo privilegiado de jugadas magistrales, esas que quedan en la memoria y, a veces, pasan a la historia. Quién otro que Marcelo Hermida, el árbitro principal del Abierto Internacional Universidad de La Punta “Copa Provincia de San Luis”, para analizar la importancia de este torneo en la comunidad ajedrecística.

“Juntar a todo el equipo olímpico y al campeón mundial Sub 16 Alan Pichot en un mismo torneo es algo inédito y eso convierte a la ‘Copa Provincia de San Luis’ en un atractivo muy especial”, asegura Hermida, quien es árbitro y organizador de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE). Y añade: “Muchos jugadores vinieron exclusivamente a San Luis para medirse con los dos mejores de la Argentina: GM Fernando Peralta y Rubén Felgaer, quienes viven en España y Chile, respectivamente, y no suelen participar de torneos argentinos”.

Con una larga trayectoria en campeonatos mundiales, sudamericanos y olimpíadas, Hermida volvió a San Luis para arbitrar la cita ajedrecística más importante del año. Su rol es fundamental y comprende, entre otros, la organización previa así como el armado del fixture y la fiscalización de cada ronda.

“En el arbitraje uno tiene que ganarse el respeto de los jugadores. Cuando ellos ven que hacés un trabajo serio y que no tratás de perjudicarlos, te lo ganás. Ese fue siempre mi objetivo”, afirma.

El mundial que marcó un antes y un después en San Luis

Marcelo Hermida jugó, también, un importante papel en el Campeonato Mundial de 2005, donde arbitró increíbles partidas entre los “pesos pesados” del ajedrez.

“La Argentina tenía grandes antecedentes en la organización de matches mundiales. La FIDE la veía como potencial organizador. Cuando se concretó el Mundial de 2005 en San Luis, fue un impacto muy grande, tanto a nivel nacional como internacional. La provincia ofreció excelentes condiciones a los jugadores y un increíble lugar construido para la ocasión, la Caja de los Trebejos -recuerda-. Afortunadamente, no fue una actividad aislada (algo que siempre se teme) y siguieron adelante”.

Los 25 mil chicos que aprendieron ajedrez en las escuelas (algo que sucede en muy pocas partes del mundo); los 45 mil adultos que practican el deporte en centros de jubilados, clubes e instituciones intermedias, y los ajedrecistas de alto rendimiento que crecen en la Escuela de Talentos de la ULP, son una clara muestra de la apuesta provincial al juego ciencia.

“El Abierto ULP forma parte de este crecimiento sostenido. Se sabe que San Luis está a la altura de los grandes eventos internacionales. Todas las expectativas están puestas en lo que se va a organizar en 2015, cuando se cumplan 10 años del Mundial. La comunidad ajedrecística sabe que se espera algo muy importante”, concluyó Hermida.

Nota y foto: Prensa Universidad de La Punta