Mario Molina fue detenido anoche por el homicidio de su hija. La jueza de la causa Virginia Palacios ordenó un allanamiento en la vivienda del barrio San Martín, donde vive Molina con su mujer, Esperanza Barzola, quien después de sostener la versión de que su hija se había caído del cochecito, luego confesó que Molina había torturado a la nena hasta la muerte.

Complejo Sanitario San Luis.

Complejo Sanitario San Luis.

Cuando Esperanza Molina llegó al hospital San Luis con su hija, Nazarena Molina de cinco meses sin vida, les dijo a los médicos que la nena se había caído del cochecito. Pero al revisar a la criatura comprobaron que tenía varias marcas de golpes en la cara, la espalda, la oreja casi arrancada y quemaduras de cigarrillos.

Esperanza se quebró y confesó que había sido el padre de la criatura Mario Molina quien había matado a golpes a la beba. Y que hacía dos días le había pegado a nena. Además la mujer contó que a su pareja no le gustaban los niños, por eso cada vez que Nazarena lloraba él la golpeaba, según lo informado por el jefe de la Comisaría 4ª, comisario inspector Ramón Domínguez.

La jueza de la causa Virginia Palacios ordenó un allanamiento en la vivienda del barrio San Martín,  y tanto Mario Molina como Esperanza están detenidos en la comisaría seccional cuarta.