La segunda edición del Torneo de la Costa de los Comechingones se desarrolló ayer con la presencia de más de 80 ajedrecistas de todo el Valle del Conlara. Luego de seis intensas rondas, se definieron los ganadores de las cinco categorías.

Los alumnos del Club de Ajedrez de Merlo ganaron varios de los trofeos en juego

Los alumnos del Club de Ajedrez de Merlo ganaron varios de los trofeos en juego

San Luis respira ajedrez. Y no sólo del que se vive en los torneos de alto rendimiento, como el Abierto Internacional Universidad de La Punta “Copa Provincia de San Luis”, organizado por la gestión del Gobernador Poggi, que se disputará próximamente en el campus universitario; sino, también, en las localidades donde los aficionados y los jóvenes talentos se animan a medir su estrategia de juego y pasar un buen rato con amigos.

En esta oportunidad, fue el turno de Villa Larca, donde ayer se desarrolló la segunda edición del torneo de la Costa de los Comechingones. La competencia comenzó a las 9:00, en el Centro N° 14 Dora Ochoa de Masramón, con la presencia de más de 80 jugadores de distintas ciudades del Valle del Conlara.

Entre ellos, había alumnos de la escuela que cedió sus instalaciones para el evento, el Najdorf Chess Club de Villa Larca y el Club de Ajedrez Daniel Ordóñez de la Villa de Merlo, además de distintas instituciones de Papagayos, Cortaderas y Los Molles.

Organizado por los instructores de la Universidad de La Punta (ULP) y los integrantes del Club Miguel Najdorf de Villa Larca, el torneo ofreció varias categorías: Sub 8, Sub 10, Sub 12-14, Sub 16 y Sub 20.

“La competencia se desarrolló en un clima perfecto. Los alumnos jugaron muy limpio y disfrutaron mucho la experiencia”, aseguró Francisco Kunz, instructor de Ajedrez de la ULP y secretario del Najdorf Chess Club de Villa Larca.

Luego de seis intensas rondas, se definieron los ganadores. Los primeros y segundos puestos de cada categoría recibieron trofeos, mientras que quienes se ubicaron terceros, cuartos y quintos en el podio fueron reconocidos con medallas doradas, plateadas y de bronces, respectivamente.

Un deporte que enriquece a chicos y grandes

Tal como sucede en muchas otras localidades de San Luis, el ajedrez impacta de manera positiva en el Valle del Conlara. Allí, los niños y jóvenes encuentran una forma de descargar sus energías, así como ocupar su inteligencia, tiempo y esfuerzo en una disciplina que les hace bien.

“Para ellos es un cable a tierra. Cuando juegan una partida no existe otro mundo más que el del tablero. En ese momento, se sienten reyes que deciden por sí mismos el destino de un reino”, explica Kunz.

Esta experiencia les ayuda a analizar situaciones, ver qué camino tomar en la vida, aceptar nuevos retos y anticiparse a las consecuencias que puedan devenir. Tal como sintetiza Kunz: “Les enseña a ser valientes, responsables y conscientes de sus actos; a asumir riesgos y reconocer sus errores para autosuperarse”.

Nota y foto: Prensa Universidad de La Punta