El ministro de Inclusión Social, Federico Tula Barale, disertó sobre los dispositivos alternativos a los cuidados parentales para niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad.

El ministro de Inclusión Social disertó en el Congreso de Derecho de Familia

El ministro de Inclusión Social disertó en el Congreso de Derecho de Familia

El ministro de Inclusión Social comenzó su exposión mencionando que “la Convención Internacional de los Derechos del Niño, que fue sancionada en el 20 de noviembre de 1989, le atribuye a la familia un papel fundamental en la garantía del cuidado, bienestar y protección de los niños, por ser el espacio natural para su crecimiento y desarrollo, particularmente en sus primeras etapas de vida. De esta manera, el Estado tiene la obligación de proteger los derechos del niño, centrando sus mayores esfuerzos en las acciones de fortalecimiento de las capacidades de las familias en la crianza de sus hijos y para la prevención y detección temprana de situaciones de violencia, abuso o negligencia.”

Con respecto a esto, mencionó que la Provincia de San Luis ha sido pionera dentro del contexto nacional en prohibir el funcionamiento de institutos de menores y garantizar el derecho de todas las personas carentes de cuidados parentales a vivir en el seno de una familia. El titular de la cartera de Inclusión Social dijo, “es una decisión política con una profunda raigambre en los Derechos Humanos, en la convicción ineludible de que es la familia el mejor espacio para el desarrollo de las personas”.

En su discurso, hizo un paralelismo con la situación de otras provincias argentinas adheridas a la ley 26061, y que, pese a las recomendaciones de todos los organismos internacionales, continúan depositando niños, niñas y adolescentes en institutos de menores por situaciones de pobreza, maltratos y otras causas, negándoles el derecho de vivir en una familia. En la actualidad, más de 1760 niños padecen esta situación.

En oposición a esto, San Luis, con la sanción de la ley 5.400 del año 2003, garantiza el derecho de crecer en familia, creando el dispositivo de Familia Solidaria bajo el paradigma de protección integral para todas las personas en situación de vulnerabilidad de derechos, que se encontraban alojadas o no en instituciones oficiales, y exponía su inmediato alojamiento en el seno de una familia de protección.

El ministro explicó que “junto a esta decisión, se fue evaluando la vulneración de derechos de cada uno de los niños alojados en los institutos puntanos, de su propia familia biológica o extensa y se fue devolviendo a cada niño educación, vivienda, salud, contención y trabajo para padres y hermanos desocupados. Se comenzó a desandar el paradigma de la situación irregular del patronato de menores para comenzar a transitar el paradigma de la protección de derechos. Hoy, a 11 años de aquella decisión política, el Sistema de Familia Solidaria ha quedado, definitivamente, consolidado como único medio de contención y protección de niños, niñas y adolescentes que se encuentran en estado de vulnerabilidad.”

Avanzando sobre el tema, el titular de Inclusión Social, Federico Tula Barale, detalló que una Familia Solidaria es una familia que está preparada para albergar en su seno a niños, adolescentes, personas con discapacidad de cualquier edad y adultos mayores que no tienen cuidados de sus familias biológicas. Las causas de la incorporación pueden ser: abandono, maltrato, abuso, violencia familiar, adicciones de los padres, etc. Las familias solidarias dan cuidado, amor y contención que garantizan los derechos de salud, alimento, abrigo, educación, recreación y cultura.

Además, comentó que en el año 2013, el gobernador, CPN Claudio Poggi propuso una modificación a la ley de Familia Solidaria que fue aprobada por unanimidad en la Legislatura. Las innovaciones están referidas a la permanencia en una familia solidaria que no puede ser mayor a los 12 meses, brindar la posibilidad que la familia solidaria pueda convertirse en familia adoptiva garantizando el óptimo desarrollo de los niños, entre otras.

El ministro leyó un párrafo de la Convención Interamericana de Derechos Humanos publicado en el año 2014, que dice “La Corte Interamericana de Derechos Humanosestablece que las medidas especiales de protección deben considerar en primer lugar el acogimiento del niño dentro de su familia extendida o ampliada, por ser la medida más respetuosa con sus derechos y en el caso de que no fuera posible o no estuviera en el interés del niño, considerar el acogimiento alternativo en una familia acogedora. En sus conclusiones, la Convención establece que el acogimiento de carácter institucional deberá ser limitado en los casos que sea necesario e idóneo, atendiendo el interés superior del niño, garantizándose que no permanecerá en un centro de acogimiento por más tiempo que el necesario. Además, recomiendan que el centro de acogimiento sea pequeño, donde el trato sea personalizado y lo más parecido a un hogar.

Para finalizar, el ministro reflexionó “estamos orgullosos del sistema de Familia Solidaria por ir de la mano con la Convención Internacional de los Derechos del Niño y en 11 años los saldos son más que positivos, logrando la restitución de derechos para muchos niños, niñas y adolescentes. Desafíos tenemos muchísimos, estamos trabajando en una ley integral de protección. Tenemos que trabajar con los chicos en conflicto con la ley penal, nos estamos preocupando y ocupando de ello y de los problemas con las adicciones. Es una experiencia riquísima que me enorgullece contarles.”

 

Nota: María Laura Cabrera- Prensa Ministerio de Inclusión Social