En su despacho, el ministro de Industria, Comercio, Minería y Transporte, Walter Padula, recibió a la ANSL y se refirió a la industria en San Luis, la permanencia de empresas en la provincia, las nuevas inversiones y el contexto económico que hoy las atraviesa.

Walter Padula, ministro de Industria, Comercio, Minería y Transporte

¿Considera que San Luis es una provincia industrial?

Sí. Es una provincia netamente industrial. Las industrias en San Luis dan trabajo a unos 20 mil ciudadanos de manera directa. Además, otras 30 mil personas están empleadas por servicios vinculados que demandan las compañías. Y si a estos datos agregamos que en toda la provincia se radican en la actualidad unas 300 industrias, mi aseveración, sobre que San Luis es industrial, se consolida.

 ¿Cómo afronta la provincia la finalización de los beneficios de la promoción industrial?

Se han generado en todos estos años condiciones de competitividad, que hacen que las empresas vean a San Luis como un lugar estratégico para invertir y confiar, más allá de la promoción industrial.

La clave estuvo en un Gobierno que desarrolló, desde hace tres décadas, acciones planificadas de apoyo y acompañamiento. Estoy hablando fundamentalmente de millonarias inversiones en infraestructura que necesitan las industrias para seguir creciendo.

El contexto mundial y nacional de crisis económica financiera ha repercutido duramente en el sector industrial de nuestro país. ¿Qué meta se plantea como ministro de Industria ante esta situación?

Sin duda la recesión económica y la altísima inflación que atraviesa el país nos pone ante un escenario de estanflación que afecta de manera directa a la mano de obra. Es decir, hay inflación más estancamiento en el consumo.

Lamentablemente, día a día nos informamos a través de los medios masivos de comunicación de los despidos o suspensiones de trabajadores en grandes capitales de provincias argentinas. Ante la caída del consumo y demanda, las industrias disminuyen los volúmenes de producción, lo que implica baja de horas de trabajo, reducción de horas extras y de trabajos de fines de semana, disminución de jornada laboral, suspensiones y despidos.

En San Luis, si bien no somos ajenos al ámbito nacional e internacional, no visualizamos que la situación alcance los niveles de otras provincias. Sin embargo, desde nuestro Gobierno, en esta época tenemos como objetivo proteger y mantener las fuentes de trabajo.

Sabemos que las industrias son grandes generadoras de fuentes laborales y son un pilar fundamental en la provincia, es por eso que, ahora más que nunca, estamos bien atentos a lo que sucede.

En ese sentido, el gobernador, CPN Claudio Poggi, creó el Consejo Provincial para el Desarrollo y Consolidación del Empleo en el Sector Privado, con la presencia de legisladores, funcionarios y diferentes gremios, con el objetivo de tratar la situación de cada sector.

Tiene como principal objetivo continuar con acciones que promuevan el desarrollo económico en todo el territorio provincial y, de esta manera, generar mayor progreso y mejor calidad de vida para todos los habitantes de la provincia.

En los dos encuentros que ya tuvimos, abordamos temáticas con respecto a la situación del empleo en cada sector, a través de los gremios, el impacto de la inflación, la recesión en la economía nacional y las diferentes acciones anticíclicas que se pueden tomar para hacerle frente a la actual crisis. Una de ellas es, sin dudas, el desarrollo de la obra pública que ocupa mano de obra y hace que se reactiven las distintas aristas comerciales y productivas de los distintos sectores industriales.

¿Las empresas continúan invirtiendo?

Sí, lo hacen a través de mejoras de tecnología, de nuevas líneas de producción, o incorporando procesos que antes no realizaban.

A modo de ejemplo, nombro algunas grandes: En Villa Mercedes Mastellone invirtió $33 millones en una nueva línea de producción de quesos y planifican un emprendimiento de una cuenca lechera por un monto que alcanzaría los $250 millones.

Otro ícono del departamento Pedernera es Bagley. Desde el año 2007 invirtió más de $70 millones. Para el año pasado y este, la empresa ha destinado $26,9 millones para mejorar el aseguramiento de calidad e inocuidad alimentaria, recambios tecnológicos, etc.

En la ciudad de San Luis, Colgate Palmolive incorporó una línea de producción de enjuague bucal con una inversión de U$S6 millones, y Aluflex, una firma que produce envases flexibles plásticos, realizó una inversión cercana a los U$S4 millones en una nueva impresora.

Dulciora, empresa perteneciente al Grupo Arcor, invirtió $16,4 millones en la ampliación de su planta de tratamientos de efluentes. Y, como estos, hay numerosos casos más.

Metalmecánica, la segunda exportadora de la provincia, invirtió $300 millones en los últimos cinco años. Estas son inversiones que nos llenan de orgullo, en una época dura para Argentina.

¿Se puede hablar de nuevas inversiones?

Claro que sí. Si tomamos como referencia los últimos dos años, podemos citar a la empresa Diaser en el predio de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) en Villa Mercedes. Esta planta generadora de bioetanol que ya inauguró va a producir 200 toneladas diarias, lo que implica contar por día con más de 600 toneladas de maíz, lo que conllevará un gran desarrollo en la región y la generación de trabajo directo e indirecto. Están invirtiendo U$S40 millones.

En la ZAL, también este año, la empresa Ribeiro inauguró un centro de concentración y distribución comercial. Implicó una inversión de $50 millones. Es una construcción de última generación, de 10 mil m2 y, en una segunda etapa, proyectan 10 mil más.

Otra que se destaca es la de la Asociación de Cooperativas Agrarias en la localidad de Juan Llerena, conocida como la planta de Yanquetruz, modelo en la crianza de cerdos, con gran tecnología, con una inversión superior a los $116 millones.

En el norte de la provincia, precisamente en el departamento Ayacucho, hay desarrollos agroindustriales muy importantes, como la planta que Puramel puso en marcha. Se trata de un tambo con 1600 madres, lo que está generando un polo lechero muy importante en la zona, además de la producción de algodón que hasta hace algunos años era imposible pensar que San Luis iba a producir algodón.

También en Villa Mercedes, Glucovil invirtió, en los últimos seis años, más de U$S70 millones para montar una planta que, a partir del maíz, elabora glucosa y alimentos balanceados.

¿Qué acciones lleva adelante el Gobierno para favorecer relaciones comerciales de los empresarios de San Luis con el resto del mundo?

Estamos realizando vinculaciones con diferentes países, en los cuales visualizamos oportunidades de colocar los productos fabricados en San Luis, entre ellos nuestro vecino país de Chile, con el que estamos generando fuertes vínculos.

Pero en este tópico, se destaca la inauguración en la ciudad de Chennai, República de India, de una Oficina Comercial, Turística y Cultural de San Luis, en un país con un mercado inconmensurable de más de 1200 millones de habitantes.

Esto abre a nuestros industriales numerosas oportunidades para colocar sus productos en materia de agroalimentos, bolsas para silo, fármacos, software, etc. Estamos en plena etapa de promoción y apostamos a que con el paso del tiempo los beneficios llegarán.

En lo que queda del 2014 y hacia el 2015: ¿qué proyectos innovadores están planificando?

Creemos que el sector industrial de la Provincia de San Luis, fuente de creación de puestos de trabajos y de dinamismo de la economía local, necesita hoy el aporte de nuevas ideas, programas y proyectos validados colectivamente entre los agentes que lo conforman.

Para ello, avanzaremos en la formulación de un Plan Maestro de Desarrollo Industrial, con una amplia agenda de sectores vinculados a la Industria, entre ellos, empresarios, gremios, productores de materias primas (campo-minería), Poder Legislativo, Ministerios del Poder Ejecutivo, Consejos Profesionales, Cámara Empresariales, Intendentes, INTA, INTI,UNSL UCC, ONGs, UIA.