Marcel Kittel ganó la 21° y última etapa del Tour de Francia 2014, 137.5 kilómetros entre Evry y París en los que el pelotón rodó tranquilamente como es habitual en estos casos, tomándose las fotos de rigor en homenaje al flamante campeón, el italiano Vincenzo Nibali, quien en el 2010 ya había ganado el Tour de San Luis.

El italiano Vicenzo Nibali en 2010 celebró en San Luis ganando el Tour y hoy lo hizo en Paris quedándose con la carrera más importante de todas.

El italiano Vicenzo Nibali en 2010 celebró en San Luis ganando el Tour y hoy lo hizo en Paris quedándose con la carrera más importante de todas.

Ya en el circuito callejero de los Campos Elíseos, Porte, Morkov, Serpa y Fonseca probaron suerte con una infructuosa escapada controlada por el mayoritario, donde Nibali hizo valer su condición de líder para detener las acciones y así esperar al 2°, Peraud, quién había besado el suelo.

Una vez neutralizada la fuga, todo se encaminó a un sprint en el que Alexander Kristoff (compañero de Purito Rodríguez) parecía ganador, aunque fue superado sobre la línea por Kittel, quién obtuvo así su cuarta etapa en la presente edición.

Confirmada la gesta, es bueno remarcar la idoneidad de comenzar la temporada en el Tour de San Luis, ya que no sólo Nibali eligió la prueba puntana, sino que el primero del Giro, Nairo Quintana, hizo lo propio; de este modo, los campeones de las dos pruebas más importantes disputadas en el año visitaron Argentina.

Por su parte Peter Sagan, otro que arrancó en suelo sanluiseño, se quedó con la clasificación por puntos por tercer año consecutivo, distanciando a su más inmediato perseguidor por una brecha de más de 150 unidades. El eslovaco sólo se quedó con la espina clavada de no haber podido conseguir un parcial, pero su actuación fue magnífica y cumplió con el objetivo fijado antes del evento.

Con su triunfo, Nibali se suma a glorias del deporte pedal como Jacques Anquetil, Felice Gimondi, Eddy Merckx, Bernard Hinault t y Alberto Contador en el reducido grupo de ciclistas que lograron ser campeones en Giro, Tour y Vuelta. Otros datos igual de impresionantes son las 18 jornadas vestido de amarillo acumuladas a lo largo de las pasadas tres semanas, período en el que consiguió también cuatro victorias parciales.

Brillante campeón de la carrera más dura y prestigiosa del mundo, que tiene en lo más alto al italiano de Astana, quien soñaba con este momento desde enero, cuando rodaba plácidamente por territorio puntano.

la emoción de Nibali a punto de ganar la carrera  al ser saludado por sus compañeros de equipo.

la emoción de Nibali a punto de ganar la carrera al ser saludado por sus compañeros de equipo.

Texto: Pablo Martín Palermo

Fotos: www.ciclismointernacional.com