Miles de puntanos salieron a festejar a las calles céntricas el triunfo de la Selección Argentina sobre Holanda y que le permite jugar la final de la Copa del Mundo Brasil 2014, el domingo ante Alemania. La alegría no es sólo brasilera…

El centro de San Luis "explotó" con los festejos por el triunfo de la Selección Argentina.

El centro de San Luis “explotó” con los festejos por el triunfo de la Selección Argentina.

Apenas Maxi Rodríguez aseguró el pasaje de Argentina a la finalísima del Mundial Brasil 2014, se escucharon los primeros gritos de desahogo de los hinchas, primero en el seno de sus hogares, luego en los barrios y posteriormente en todas las calles céntricas de San Luis.

Los bocinazos de los autos, uno que otro artefacto de pirotécnica o simplemente los gritos, servían para indicar que Argentina había dejado atrás a Holanda y que a través de los disparos desde el punto del penal, metía a la Selección después de 24 años a un partido decisivo y nada menos y nada más que ante la poderosa Alemania, el próximo domingo en el mítico Maracaná.

Pero eso será otra historia… ahora es tiempo de celebrar el triunfo en la semifinal y así lo entendieron los puntanos que se volcaron masivamente a las principales calles céntricas de la ciudad capital.

El kilómetro cero, la Plaza Pringles con el fondo de la tradicional Iglesia Catedral, fue como siempre el punto elegido para exteriorizar la victoria y todo valió para celebrar…

Banderas, camisetas, gorros, bufandas, banderines y todo lo que tuvieran los colores celestes y blancos fueron válidos para mostrar, agitar, abrazar y festejar este gran logro de la Selección Argentina.

Otros, más producidos y preparados, apelaron a los bombos y tambores para darle fondo a la música que tuvo su dedicatoria especialmente para los brasileños con el hit musical que es furor en todo el país: “Brasil decime que se siente, tener en casa a tu papá…”

Grandes, chicos, hombres y mujeres de todas las edades cantaron y gritaron al compás del equipo de Sabella. Por ello, también hubo dedicatorias obviamente para los holandeses y los ingleses, siempre en la mente de los argentinos. Algunos mientras, optaron por alentar a la Selección con el ya mítico: “Vamos, vamos… Argentina, vamos, vamos a ganar”.

Así ya con la noche encima del feriado del 9 de Julio, los gritos se fueron acallando de a poco… claro algunos pensaron: “aún nos falta un pasito más, que es la final ante Alemania y allí sí festejaremos con todo el tercer título mundial”. Ojalá que así sea.

Nota: Jorge Scivetti

Foto: Gonzalo Nievas

Video: Cristian Bastias