El jueves el gobernador de la Provincia CPN Claudio Poggi, entregó  las llaves de las últimas 100 viviendas del complejo La Ribera. La fría jornada se vivió con alegría y emoción.

Todo estaba listo para comenzar. A las familias  se les cumplió el sueño que tanto desearon: el techo propio. Mientras llegaba el gran momento desde el escenario brindaban un espectáculo para entretener a los niños que habían acompañado a sus padres.

Todos disfrutaban  de los pastelitos y el chocolate caliente que se había preparado para los nuevos adjudicatarios. De esa forma se atenuaba el frío. En la fila de sillas frente al escenario se encontraba Brenda Heredia junto a su marido: “La verdad es que es muy emocionante, no esperábamos que fuese tan pronto”, dijeron con alegría.

Brenda Heredia, adjudicataria del complejo La Ribera

Brenda Heredia, adjudicataria del complejo La Ribera

Nacidos en Villa Mercedes, el matrimonio contó que apenas salieron las inscripciones no dudaron en anotarse, y  cada vez que había sorteos ansiaban encontrar su nombre en la lista.

“Llegó más rápido de lo que pensaba, estoy feliz,  es la primera vez que mis hijos podrán disfrutar de su patio, porque siempre vivimos en departamentos”, comentó Brenda.

Al borde de las lágrimas, le dedicó  el logro a su mamá que hoy ya no está. “Es para ella”, dijo emocionada. La pareja trabaja en la Fuerza Aérea, y tienen tres hijos varones que serán herederos de ese hogar.

Casi 300 niños y adolescentes serán beneficiados. “Eso significa trabajar por la niñez y adolescencia, que son el presente y futuro de nuestro país”, destacó el gobernador CPN Claudio Poggi.

Entre ellos estarán los hijos de Pablo, que recibió las llaves. El joven manifestó una enorme felicidad por poder disfrutar de la casa con sus hijos.

Pablo junto a su hijo

Pablo junto a su hijo

“Estoy muy contento, estaba alquilando, iba de un lado para otro e intentaba subsistir”, dijo Pablo aliviado.

Otra adjudicataria, Natalia Latini asistió al acto con su esposo Sergio Benítez y sus tres hijos. Ella es docente, y él se desempeña como empleado administrativo.

“No hay palabras para explicar cómo me siento, hace un año fuimos preadjudicados, y desde ese momento  la soñamos a nuestra casa, el primer día que la visitamos cuando la estaban construyendo  le dije a mis hijos: es como un nacimiento que ves la primera foto”, comentó Natalia.

Ellos alquilaban hace más de 10 años, y trasmitieron su  tranquilidad por ser el último mes que lo pagaban.

“Es inexplicable, por nosotros y por nuestros hijos la emoción que sentimos, es y será nuestro lugar en el mundo”, concluyó Natalia.

Natalia Latini con su familia

Natalia Latini con su familia

Para las hermanas Sitjas, la alegría fue compartida, recibieron las tres las llaves de su vivienda. Silvia, Rosa y Graciela Sitjas son mamás solteras y tienen tres hijos cada  una de ellas.

Silvia es vecina de Villa Mercedes, y trabaja como ordenanza en un Hospital. “Estoy feliz, tener mi casa propia es algo bello” declaró  Silvia.

Silvia , Rosa y Graciela Sitjas

Silvia , Rosa y Graciela Sitjas

“Más del 60% de los adjudicados son mamás solteras, que se hicieron cargo de sus hijos y se inscribieron en el plan de vivienda” aseguró Poggi.

Con su hijo Constantino en brazos, Yesica espera  para recibir las llaves junto a su marido Sebastián. Su familia está compuesta por el matrimonio y tres hijos. Ella es ama de casa y el empleado del rubro comercial.

“Lo anhelamos tanto y finalmente se nos dio”, dijo Yesica.

A partir de ahora la familia Vega, reveló que podrán proyectar, y hacer planes que antes no podían por pagar un alquiler.

Yesica Vega con su familia esperaban la entrega de las llaves de su vivienda

Yesica Vega con su familia esperaban la entrega de las llaves de su vivienda

“Gracias al gobierno que nos ha dado la oportunidad de tener nuestra propia vivienda”, manifestó Sebastián.

Desde el campo de Villa Mercedes se vendrá Silvia Medero, con su esposo Miguel Ochoa y sus cuatro hijas Gimena, Luisina, Mía y Vanesa a disfrutar de su nuevo hogar. Ella es ama de casa, y él se dedica a tareas rurales.

“Tengo un montón de sentimientos encontrados, es un sueño cumplido, quiero agradecerle al gobernador por darnos la posibilidad”. Los Medero vivían en una casa prestada, pero ya tienen todo listo para mudarse y comenzar a disfrutar de su vivienda.

Silvia Medero , con su esposo Miguel Ochoa y sus cuatro hijas

Silvia Medero , con su esposo Miguel Ochoa y sus cuatro hijas

“Dios preparó todo, y hoy fue el momento, es nuevo comienzo para nosotros: la casa propia”, declaró sonriente Silvia.

La emoción no era ajena para uno de aquellos 300 niños que comenzaban a vivir una nueva vida en su casa. Hannah hija de Yanina Bustos y Enzo Castillo se mostró muy conmovida por el momento que vivía su familia.

“Estaba muy ansiosa, y ahora que ya nos entregaron las llaves, se emocionó”, dijo su mamá Yanina.

Ella es ama de casa y él trabaja en obras de construcción. Yanina contó que cuanto antes se mudarán, y no tendrán que hacer más el sacrificio de pagar un alquiler para cobijar a sus hijos.

Yanina Bustos y su esposo Enzo Castillo

Yanina Bustos y su esposo Enzo Castillo

“Será un gran cambio para los niños y para nosotros, estamos realmente agradecidos”, dijo Enzó y agregó: “luchamos por nuestros hijos que son nuestro futuro”.

Distintas historias relataron los nuevos adjudicatarios del barrio La Ribera, algunos emocionados, otros invadidos de felicidad,  pero todos coincidieron en algo: la concreción del sueño que tanto esperaron  para ellos y para el porvenir de su familia se hizo realidad.

 

Nota: Cinthia Agüero Patafio

Fotos y videos: Gonzalo Nievas

Edición: Fernando Testi