Gloria Vidal Illingworth, expuso algunas claves del modelo pionero tras los saludos protocolares al primer mandatario, CPN Claudio Poggi, en el Salón Blanco de Terrazas del Portezuelo durante la tarde del miércoles. Además, la diplomática destacó las políticas educativas de San Luis. 

La embajadora de Ecuador en Argentina, Gloria Vidal Illingworth, disertó en Terrazas del Portezuelo

La embajadora de Ecuador en Argentina, Gloria Vidal Illingworth, disertó en Terrazas del Portezuelo

Según historió la embajadora, después de los años 70 surge una etapa de desinversión en su país, donde los docentes eran considerados de segunda y hasta tercera categoría e incluso no podían jubilarse. Tampoco había proyectos de inversión y era ínfima la participación del PBI para la educación. Hasta 2006, para entrar a una escuela pública había que pagar matricula y pensión.

La diplomática de Ecuador en Argentina, Gloria Vidal Illingworth se destaca por haber sido ministra de Educación, rectora de la Universidad Balandra Cruz del Sur, presidenta de la Comisión Interamericana de Educación, y presidenta de la Comisión Nacional Ecuatoriana en la UNESCO. Illingworth es reconocida mundialmente por impulsar una revolución educativa en el país liderado por el presidente Rafael Correa.

“El lucrar con un servicio educativo origina un camino de deterioro”, señaló la embajadora, quien estudió en el sector privado, en referencia a las privatizaciones que ocupaban antes el primer puesto para el presupuesto educativo ecuatoriano.

Devolverle la gratuidad al sistema conllevó la implementación de la Ley Orgánica de Educación Intercultural, bajo la presidencia de Rafael Correa. Así, diversas acciones contribuyeron a que Ecuador incremente los estándares educativos, entre las que destacan la recuperación del rango de primera categoría para los docentes, planificaciones a largo plazo, infraestructura para sectores más vulnerables, becas para bachilleres en universidades nacionales e internacionales, reconocimiento a los mejores docentes, y una ciudad del conocimiento financiada por academias internacionales y conglomerados industriales. “Se ha conceptualizado a la educación no como un gasto, sino como una inversión”, describió Illingworth.

Tras presentar los saludos al gobernador, la diplomática expuso sobre la revolución educativa llevada adelante en su país

Tras presentar los saludos al gobernador, la diplomática expuso sobre la revolución educativa llevada adelante en su país

El modelo educativo ecuatoriano también tiene un sistema de evaluación permanente con revisión curricular a fin de retroalimentar la política pública. Además, la diplomática indicó que se apoyan a nuevas figuras como los auditores o mentores educativos y que hay coordinación entre los perfiles de salida escolares y los perfiles de entrada para la universidad.

“Nosotros pasamos del medioevo al renacimiento”, con esta metáfora resumió.

La igualdad de oportunidades también va unida a factores asociados al aprendizaje como la estabilidad laboral y la cohesión social, este último punto, en el análisis de la embajadora, es una de las principales tareas del educador.

Asimismo, Illingworth aclaró que esta revolución en proceso tuvo etapas de crisis y cuestionamientos, pero que se revisa constantemente.

En Ecuador, la carrera docente tiene un grado de exigencia igual al de medicina.

“Ser profesor no es una profesión cualquiera. Y no cualquiera puede ser
profesor”, apuntó. De inmediato, fue aplaudida por el gobernador, autoridades del Poder Judicial, ministros, legisladores provinciales de distintos bloques, funcionarios, docentes y directivos.

Vidal Illingworth referenció: “Como decía Claudio Poggi, nosotros también nos nutrimos de proyectos exitosos en el mundo. Aunque siempre se desarrollaron buscando responder a las necesidades de nuestro país”. Y concluyó: “No vengo a darles cátedra, vengo a aprender con ustedes. Gracias por dejarme participar en la revolución educativa de San Luis”.

 

 

 

Fuente: Prensa ULP

Nota: Matías Gómez

Fotos: Luciano Grangetto

Video: Cristian Bastias

Edición: Fernando Testi