Este miércoles, la Cámara de Diputados aprobó el Plan Maestro de Salud 2014 – 2025, con lo cual el documento que regirá las políticas sanitarias del Gobierno de la Provincia ya es Ley.

La Cámara de Diputados aprobó el Plan Maestro de Salud 2014 - 2025

La Cámara de Diputados aprobó el Plan Maestro de Salud 2014 – 2025

El proyecto ya había obtenido la media sanción en la Cámara de Senadores el miércoles 23 de abril pasado, siendo derivado a la Cámara baja para su estudio, siendo finalmente aprobado esta tarde.

El ministro de Salud, Gastón Hissa, que visitó ambas cámaras para brindar detalles sobre el Plan Maestro, dijo del fallo legislativo que “sin lugar a dudas es una excelente noticia, ya que este manual representa una herramienta valiosísima para poder adecuar las políticas sanitarias a los nuevos tiempos, generar más acciones en beneficio de la población, y poder programar no sólo medidas desde ahora hasta el 2025, sino también para los próximos 50 años”.

El titular de la cartera sanitaria recalcó que el desarrollo del documento sanitario fue participativo y federal, y que, para el éxito de su implementación, es necesario el involucramiento de la población. “Su redacción demandó un arduo trabajo con los sectores público y privado, recorrimos los nueve departamentos de la provincia, dialogamos con todos los actores de la salud, recabamos sus aportes, inquietudes y sugerencias, y plasmamos las conclusiones de cada reunión de trabajo que fuimos celebrando en estos meses”.

“El crecimiento demográfico, los avances tecnológicos y el concepto de derecho humano esencial son algunos de los principales factores en que se basó el desarrollo del Plan Maestro -añadió Hissa-, cuyo esquema se concretó en tres apuestas estratégicas. La primera tiene por denominación ‘Fortalecer institucionalmente el Ministerio de Salud, a fin de generar rectoría sobre todo en el sistema de Salud de la provincia de San Luis’. Esto significa que se instalará un proceso jerarquizado de cambio a nivel de la conducción estratégica de la gestión del Ministerio, incrementando así sus capacidades institucionales y posibilitando un gerenciamiento más eficaz. De esta manera, el modelo de gestión será más sólido y se mejorará en el desarrollo de las principales operaciones”.

La segunda apuesta “será conformar una red de atención de la salud –continuó el funcionario-, adecuada a las necesidades actuales y futuras de la población de San Luis, que asegure un acceso equitativo y de calidad a los servicios. Este planteo apunta a lograr un acceso equitativo a los cuidados, consolidando la salud como un derecho esencial y asegurando cuidados homogéneos de calidad a la población, independientemente de la capacidad de pago de cada uno y del lugar de residencia. No queremos un modelo de atención pobre para pobres y de gran calidad para ricos, por lo que es necesario definir un piso de calidad y potenciar los mecanismos para alcanzarlo”.

Y la tercera y última apuesta es “generar hábitos de vida saludable en la población a partir de su empoderamiento”. Sobre esta directriz, el ministro de Salud explicó: “La meta es producir un cambio cultural profundo y positivo en la provincia respecto a los hábitos de vida. Las políticas sanitarias son posibles si se desarrollan y aplican en forma colectiva, por lo que es necesario que la población se involucre con su propio cuidado, el de su familia y el de la comunidad en donde habita. En realidad, la participación de la ciudadanía es la clave del éxito de cualquier acción que tenga por fin el bien común”.

“Estas apuestas se desglosan en 17 lineamientos, compuestos por planes operativos y estos, a su vez, se dividen en operaciones. Además, otros cinco lineamientos tienen un carácter transversal con respecto a las apuestas, permitiendo una interacción general que hace del Plan Maestro un manual activo y dinámico”.

Nota: Alfredo  Salinas-Prensa Ministerio de Salud