Con esas palabras, Dominga Albelo sintetizó con precisión lo que significó, para ella y su numerosa familia, haber recibido ayer las llaves de su casa de manos del gobernador, CPN Claudio Poggi.

Dominga es mamá de nueve hijos y esperó muchos años para concretar este sueño

Dominga es mamá de nueve hijos y esperó muchos años para concretar este sueño

Si bien fue un acto simbólico, porque se desarrolló en la localidad de El Trapiche, estuvo cargado de emotividad por su importancia.

La vida de Dominga siempre ha estado plagada de sacrificios. Es mamá de nueve hijos y esperó muchos años para concretar este sueño, que en algún momento pensó sería inalcanzable para una familia tan humilde como la suya.

Por diversas circunstancias, siempre vivió en condiciones de precariedad, pero al iniciar el camino de la construcción de su casa propia, la realidad se llenó de esperanza.

Junto a su esposo Sergio, se establecieron en Campamento Viejo y lo bautizaron su lugar en el mundo. Todos los días, sin importar las condiciones del tiempo, camina hasta La Florida para dejar a sus hijos en la escuela.

Sergio, con sus conocimientos de albañilería, fue el gran protagonista de la edificación de la casa. Además de ser el único sostén de la familia, consiguió, con la inmensa colaboración del resto de los compañeros de su esposa del Plan de Inclusión Social, invertir esfuerzo, pero especialmente le imprimió mucho cariño a su nuevo hogar.

Nota: María José Barroso, Prensa y Comunicación del Ministerio de la Vivienda.

Foto: ANSL