En un esfuerzo conjunto de los vecinos de Naschel, la Policía, la justicia y el Ministerio de Medio Ambiente, se logró rescatar a un puma joven que una familia tenía como mascota en esa localidad del Valle del Conlara.

Se trata de una puma  hembra de siete meses

Se trata de una puma hembra de siete meses

Los primeros en actuar fueron los vecinos que vivían al lado del puma. Ellos hicieron la denuncia en la Comisaría N° 24 de Naschel por la “mascota” que tenían en la casa colindante, lo habían visto ya que lo tenían atado a un árbol al que regularmente se subía. “Estaba encadenado, pero no enjaulado, por lo que lo veíamos con frecuencia”, explicó el vecino. Quién además informó que, teóricamente, el puma hembra de 7 meses había llegado a esa vivienda, luego que un grupo de cazadores matara a su madre, dejando esta cachorra muy pequeña y huérfana, que fue trasladado a esta vivienda.

Medio Ambiente recibió la denuncia de la Policía que ya había solicitado el allanamiento a la Dra. Patricia Beso, del Juzgado del crimen N° 3 de Concarán que actuó inmediatamente.

Una vez allí los técnicos del Ministerio, Matías Ayarragaray y Florencia Tessaro conjuntamente con el jefe de la Comisaría Diego Villafañez, el Subjefe Sergio Aguilar y el inspector Cornejo,  procedieron al rescate del puma que fue traslado al Centro de Conservación de Vida Silvestre en La Florida.

En la mayoría de los casos, los animales criados en contacto con el hombre desarrollan patologías del comportamiento que los hacen no rehabilitables haciendo de su cautiverio un camino sin retorno. “Al crecer en contacto con el hombre, distorsionan sus comportamientos normales y muchos comportamientos instintivos pueden no desarrollarse por no tener los estímulos necesarios”, destacó el jefe de Programa Biodiversidad, Jorge Heider.

Por otra parte, la tenencia de especies de fauna silvestre como mascota, conocida como mascotismo, no sólo afecta a las especies extraídas de su hábitat, sino también al hombre, por la transmisión de enfermedades como la psitacosis, que transmiten catas y loros, o por accidentes, como ataques de víboras o pumas.

“Solicitamos a todos colaborar en la lucha contra el mascotismo, denunciando el tráfico, comercialización y tenencia de animales silvestres en domicilios particulares y no comprando animales silvestres ni extrayéndolos de su hábitat natural”, pidió la ministra, Daiana Hissa.

Denuncias: Programa Biodiversidad: 0800-222-4173

Mail: mmedioambiente@sanluis.gov.ar

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Medio Ambiente