Manuel Ribeiro, presidente de la empresa, consideró que inaugurar el Centro de Distribución en la ZAL es un “sueño cumplido”, al tiempo que remarcó que la decisión de instalarse en el lugar obedece a “la calidad de administración que posee la Provincia”.

Manuel Ribeiro destacó la seguridad y tranquilidad que transmite la Provincia de San Luis para invertir.

Manuel Ribeiro destacó la seguridad y tranquilidad que transmite la Provincia de San Luis para invertir

“Esto es un sueño cumplido”, comenzó. “Tengo varios sueños: quiero que esto crezca, que tenga una dimensión importante. Queremos que en lo que se refiere a la logística, -porque el siglo XXI va a ser el siglo de la logística-, tenemos que lograr la máxima eficiencia y aquí hemos puesto mucha tecnología. Hemos apostado mucho a Villa Mercedes y a su gente porque la conocemos porque somos mercedinos y estamos muy orgullosos”.

“Decidimos instalarnos acá por la calidad de administración que tiene la Provincia y por la visión estratégica de un proyecto fantástico que va desarrollándose día a día. Creemos en la Provincia, creemos en el Gobierno que va ir cumpliendo y que nos va ir dando la posibilidad a nosotros de crecer”, continuó .

Al referirse a la cantidad de empleados que se desempeñan en el flamante centro, Ribeiro dijo: “Inicialmente, ya hay 50 personas trabajando en forma directa, pero va a crecer con el tiempo porque tenemos que hacer un proceso de capacitación y de desarrollo. También muchas en forma indirecta como el sector del transporte, por ejemplo”.

Finalmente y especificando la tarea que hoy se desarrolla, el empresario señaló: “Este centro va a arrancar con la distribución de 25 sucursales que son las de la región más cercana y estamos apostando a ir agregando sucursales a medida que tengamos la posibilidad de reducción de costos que lo permitan. Necesitamos que esto sea muy eficiente para contrarrestar el mayor costo del flete para llegar hasta acá. Estamos convencidos que lo vamos a lograr”.

Nota: Jorge Scivetti

Foto: Cristian Bastías

Video: Sergio Nieto