Las fiestas de fin de año son el peor momento para las mascotas. Aquí, algunas recomendaciones para tener en cuenta y evitar que los festejos sean para ellos muy traumáticos, no sólo con los ruidos provocados por la pirotecnia, sino también con artefactos eléctricos y alimentación.

Los animales tiene hipersensibilidad auditiva y sufren los ruidos de al pirotécnia

Los animales tiene hipersensibilidad auditiva y sufren los ruidos de al pirotécnia

1) Tanto si te ausentás de tu casa como si recibís gente, apartá tus mascotas del ruido general: disponé un ambiente cerrado, donde el animal se sienta cómodo para que descanse allí. Podés también ubicar a la mascota en el lugar más aislado de la casa, con las puertas cerradas. Dejale una radio o el televisor encendido a un volumen mediano que amortigüe los sonidos exteriores.

Si acostumbra jugar con objetos, dejale un juguete o algo para morder.

Ponele agua fresca y su plato con alimento balanceado. Si el lugar tiene ventilador, encendelo, esto brindará alivio.

2. Evitá que se escape, ofrecele un lugar aislado y seguro.

3. En el caso de encontrar un perro desorientado hay que hablarle con calma, ofrecerle agua y un rincón para que esté tranquilo, que sepa que está en un sitio amigable. No hay que sobreproteger ni encerrar a un animal que ya de por sí viene despavorido y aterrorizado. Puede ser peor.

4. Consultar a los veterinarios sobre qué medicamentos suministrar a las mascotas o alternativas a tomar. Suelen usarse tapones de algodón para los perros o también tranquilizantes y sedantes (tomarlo como última opción). Pero siempre es necesario preguntar antes para evitar reacciones que los afecten, pues depende de la edad y de su estado de salud.

5. Mantenerlos alejados de las luces navideñas. El hecho de que se prendan y apaguen constantemente les llama la atención, pueden morder los cables o focos y electrocutarse. Sobre todo los cachorros.

Hay que cuidar a las mascotas para que no sufran de los festejos

Hay que cuidar a las mascotas para que no sufran de los festejos

6. No dejar a las mascotas en balcones, techos, ni cerca de ventanas abiertas. Podrían lanzarse desde lo alto o ahorcarse ante la desesperación y el nerviosismo en caso de que estén amarrados con sogas o cadenas.

7. Limpiar los techos, patios o calles para que no encuentren restos de pirotecnia. Se los podrían comer e intoxicarse, pues esos objetos tienen plomo.

8. No darles restos de las cenas de Navidad o Año Nuevo, porque los condimentos e ingredientes pueden generarles diarreas e intoxicaciones. Asimismo, los huesos de pollo o cerdo son más duros y filudos, pueden producir cortes y atragantamientos, problemas gástricos y hasta de perforación intestinal.

Fuente: protectorabv.org y taringa.com