Si la fuga de datos personales de Facebook, hace tres años, fue escalofriante, de acuerdo a una investigación, la red social predice cuándo te separarás de tu pareja.

Es de público conocimiento que es imposible controlar los datos que subimos a internet y, por esa razón, hay que ser muy cautos con la información personal que subimos. En 2010 se dio a conocer, a través del Wall Street Journal, una masiva fuga de datos personales en Facebook.

Este diario norteamericano descubrió que las aplicaciones más populares de Facebook estaban enviando el número de identificación de sus usuarios a una empresa de mercadeo online llamada RapLeaf, que, a través de números y datos, identificaban con nombre y apellido a cada persona, para luego enviar estos perfiles a las agencias que captan objetivos para los avisos online.

La nueva investigación (http://arxiv.org/pdf/1310.6753v1.pdf) predice cuándo una pareja va a separarse. Sus responsables son Jon Kleinberg, un especialista en informática de la Universidad de Cornell, y Lars Backstrom, un ingeniero de Facebook. Ambos generaron un algoritmo para predecir cómo están formadas las parejas de la red social.

El método fue la utilización de los datos y perfiles de Facebook como si formaran parte de un laboratorio. Seleccionaron al azar 1,3 millones de usuarios, mayores de edad y que tuvieran entre 50 y 2 mil amigos. El interés estaba puesto en conocer la dinámica de las relaciones, por lo que este grupo seleccionado tenía que especificar en su perfil qué relación tenían. Los investigadores rastrearon y analizaron estos perfiles cada dos meses durante dos años.

Los encargados del estudio midieron las relaciones de acuerdo al grado de “dispersión”, es decir, averiguaron cómo se vinculaban y cómo se compartían los contactos dentro de este gran grupo de personas. Constataron que los amigos cercanos son propensos a tener más contactos en común, fenómeno al que describieron como “arraigo”. Además, notaron que quienes estaban en una relación tendían a conocer a personas de diferentes esferas. Por ejemplo, un marido podía presentar a su esposa ante sus compañeros de trabajo o una novia podía poner en contacto a su novio con sus compañeras de facultad. Se trata de casos de dispersión en los que el usuario conoce a otras personas con quienes no tendría ningún tipo de vínculo de no ser por la intermediación de su pareja.

Con esta técnica, Kleinberg y Backstrom pudieron pronosticar quién sale con quién en la red social con un 60% de éxito (el método aleatorio tiene un 2 % de efectividad). Como hallazgo más importante, encontraron que el alto grado de dispersión parece estar relacionado con las relaciones más duraderas. Pero, según el estudio, las parejas son un 50% más propensas a romper lazos en los futuros dos meses cuando el algoritmo no puede predecir cuáles son los contactos que la conforman.

Ésta no fue la única métrica que probaron. Los investigadores trataron de llegar a estos resultados analizando otras variables como las visitas a los perfiles entre contactos, la concurrencia a eventos en común o los mensajes intercambiados. Sin embargo, la dispersión resultó ser el mejor método para romper las relaciones románticas.

Sin embargo, los resultados son interesantes, ya que muchas de las relaciones amorosas que aparecen en Facebook tienden a no ser reales, por esa razón no son datos tan rigurosos.

Ahora ya sabés que Facebook sabe. La mala noticia es que, a pesar de que sepa, no va a comunicarte como bola de cristal cuándo romperás con tu pareja. De acuerdo a este estudio, podríamos decir que hay que cuidar que no haya tanta “dispersión” para evitar celos cibernéticos y la soltería.

 

Nota: Violeta Pérez Anzorena.