Con estas palabras, Rosario Rodríguez Saá sintetizó lo que ese 30 de octubre de 1983 se vivía en todo el país. El día que los argentinos reconquistamos el derecho al voto.

La emoción que se respiraba en cada lugar de la Argentina contagiaba de esperanza a todas. Atrás habían quedado los años de dictadura que nos marcaron. La democracia había vuelto para quedarse. Además, los puntanos tuvieron otro motivo para festejar,  ese día Adolfo Rodríguez Saá fue electo gobernador de la provincia.

“Los vivimos con  muchísima emoción. Primero porque se volvía a las urnas y segundo porque  el candidato era mi hermano”, comenta Rosario, hermana de Adolfo Rodríguez Saá, entre bombos y aplausos que surgían de entre las paredes del Partido Justiciliasta.

Hoy se festejan 30 años ininterrumpidos de democracia, sin golpes, censuras, fue un proceso de transformación que en San Luis se vivió con el triunfo de Adolfo y con un peronismo invicto.

“Íbamos a comenzar a vivir de otra manera”, dice Rosario. Mientras comienza a recordar cómo vivió ese día electoral. “Estamos absolutamente seguros que iba a ganar, ese día no parábamos de llorar”.

Rosario Rodriguéz Saá festejó un nuevo aniversario del retorno a la democracia.

Rosario Rodriguéz Saá festejó un nuevo aniversario del retorno a la democracia.