De acuerdo a estadísticas, en nuestro país se produce un ataque cerebrovascular cada 4 minutos, por lo que hay 80 mil nuevos casos por año y es una de la primeras causas de discapacidad.

En nuestro país se produce un ataque cerebrovascular cada 4 minutos

En nuestro país se produce un ataque cerebrovascular cada 4 minutos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la enfermedad cerebrovascular (ACV) como “el rápido desarrollo de signos focales o globales de compromiso de la función cerebral, con síntomas de 24 horas, o más, que lleven a la muerte sin otra causa que el origen vascular”. Esta definición ha permanecido vigente en las últimas décadas, a pesar de los avances tecnológicos en imágenes diagnósticas que han permitido identificar de manera más temprana los cambios por isquemia cerebral. La severidad del compromiso del ataque isquémico transitorio varía desde la discapacidad severa y muerte hasta la recuperación parcial o casi completa.

El Dr. Daniel José, cardiólogo y médico cirujano, destacó que: “La terapéutica ha avanzado pero la prevención sigue siendo la principal herramienta para el diagnóstico precoz, ya que después del infarto es la causa más frecuente de la morbimortalidad cardiovascular. En los casos de hemorragias que tienen como causa la ruptura de una dilatación arterial intracraneal, denominado aneurisma o bien del sangrado de alguna malformación arteriovenosa intracraneal, esta es una patología grave y el desencadenante por excelencia es la hipertensión.”

En el caso de ataque isquémico transitorio se trata de una pérdida brusca de movilidad, mareos, capacidad del habla que dura un minuto o pocos minutos, con restitución total, y suele ser pasado por alto o confundido por una baja de presión por parte del paciente, sin embargo es una forma de ACV. Se producen por el cese brusco de irrigación de alguna zona del cerebro: las causas más comunes son arterioesclerosis y el aumento de colesterol en las carótidas, también pueden acompañarse con cefaleas, mareos y sensación de adormecimiento o falta de fuerza en parte del cuerpo o en la mitad del cuerpo dificultad brusca en la comprensión o expresión de palabras.

El tratamiento se ha modernizado mucho, ya que a la tradicional cirugía le han seguido los dispositivos endovasculares y los fármacos modernos han probado ser muy efectivos, sin embargo, la prevención de los factores de riesgo como hipertensión, dislipemia (trastorno del colesterol), sedentarismo, estrés, obesidad, tabaquismo, es la herramienta más efectiva.

La enfermedad cerebrovascular contribuye de manera importante a la carga de enfermedad en el mundo y en nuestro país. Esto se debe a su alta incidencia, a las secuelas de discapacidad que produce y a su importante letalidad.

El control sigue siendo la mejor opción para esta enfermedad, por esa razón, el Ministerio de Salud de la Provincia de San Luis adhiere a la conmemoración de este día, brindando recomendaciones para la prevención de esta patología, para lo cual destaca la actividad física y el cuidado en la alimentación.

Fuente y foto: Oficina de prensa del Ministerio de Salud – Juan Pablo Sarmiento.