Este espacio de investigación tendrá como objetivo principal capitalizar toda la información generada en la provincia durante casi tres décadas de forestación pública, que fuera reconocida por organismos nacionales e internacionales, como el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en el año 2011.

Luis Lusquiños destacó la importancia del futuro Centro de Investigación Forestal

Luis Lusquiños destacó la importancia del futuro Centro de Investigación Forestal

Este lunes se entregó el decreto de llamado a licitación del proyecto ejecutivo y construcción del moderno centro. Estará emplazado en el predio del vivero provincial (IMPROFOP – SAPEM).

Este lunes se entregó el decreto de llamado a licitación del proyecto ejecutivo y construcción del moderno centro. Estará emplazado en el predio del vivero provincial (IMPROFOP - SAPEM).

Este lunes se entregó el decreto de llamado a licitación del proyecto ejecutivo y construcción del moderno centro. Estará emplazado en el predio del vivero provincial (IMPROFOP – SAPEM).

El Centro de Investigación Forestal es una meta específica fijada en la Ley N° IX-0749-2010, “Tratado de Paz entre Progreso y Medio Ambiente – Estrategia 2010-2020”.

Un video institucional mostró lo importante de este proyecto que después de treinta años de gestión ambiental, hoy San Luis da un paso muy importante donde la provincia evoluciona con la investigación aplicada para especies mejoradas genéticamente para ser cultivadas en toda la región provincial.

Fue el presidente de Energía San Luis SAPEM, Luis Luisquiños, el encargado de reflexionar acerca de este centro. En sus palabras sostuvo: “las vías del ferrocarril -haciendo un breve repaso de historia- que van a Villa Dolores, se hicieron para sacar la madera y el carbón y las que pasan por Quines también esa fue la historia económica de la provincia a fines del Siglo XIX y principios del XX”.

Las autoridades se interiorizaron del sentido del centro

Las autoridades se interiorizaron del sentido del centro

“Esto es muy importante de recordarlo porque la cultura de San Luis en relación a la madera era la del hacha, al árbol había que voltearlo y fue a partir del ‘83 cuando llega la democracia y con la democracia, el Adolfo -en alusión al ex gobernador provincial y actual senador nacional-, llega con una contracultura del hacha y empieza a trabajar en la cultura de la forestación, pero era tan grande la resistencia de la gente que poníamos un arbolito y al otro día no estaban y no aparecían en ningún lado”.

Continuando con el repaso, contó: “el Adolfo decía que en estas cosas había que insistir y volvíamos a plantar y a la cuarta o quinta vez ya quedaban, no faltaban”.

También recordó cuando se hizo la hilera de fresnos a la vera de la ruta 20, se los plantaba un día y al día siguiente los partían por la mitad y que había que ir al otro día a levantarlos a tutorarlos para que volvieran a florecer y así seguían sacándolos. Lo que fue una lucha de quien aguantaba más hasta que un buen día el fresno prendió y la gente lo empezó a ver y a partir de ahí a quedar.

“Todo esto es resultado de un esfuerzo del estado y por otro lado de los trabajadores del Improfop que luchaban contra la trinchera, contra del árbol y como se les debe a la brigada de trabajadores forestales del Plan Inclusión”.

“Superada toda esta resistencia -continuó diciendo-, podemos ver que hoy es al revés: estamos a la vanguardia nos reconoce la premio Nobel keianana y nos reconocen en todo el mundo por la tarea de forestación que hacemos, porque generamos un cuidado muy especial del medioambiente, y con el habitante”.

Párrafo aparte dijo: “les manda saludos a todos el gobernador Claudio Poggi que hace expreso con la firma de este decreto que envió, de este paso enorme que nos va a permitir tener nuestros propios investigadores, ser vanguardia en la región y tener nuestras propias semillas”.

Por último, Lusquiños agradeció a quienes durante estos 30 años participaron de esta cruzada ‘antihacha’ que la convirtió en la etapa cultural del árbol.