“En 1999, cuando para las empresas que exportamos tecnología era muy difícil trabajar, tuvimos la posibilidad de poner un pie en España. De inmediato, sentimos un fuerte respaldo de organizaciones nacionales y autónomas, ya sea para montar una empresa, disponer de subsidios, obtener asesoramiento financiero o contactar potenciales partners y clientes. Ese mismo apoyo fue el que percibimos ni bien nos radicamos en el Parque Informático La Punta”, asegura Guillermo Marchionni, jefe ejecutivo y socio fundador de Ceicom, una de las 24 empresas que forman parte del PILP.

Guillermo Marchionni, jefe ejecutivo de Ceicom

Guillermo Marchionni, jefe ejecutivo de Ceicom

Creada en la década del 70, Ceicom pasó de ser una firma dedicada al procesamiento de datos a una empresa especializada en el desarrollo de soluciones informáticas para la aviación comercial. Sus productos van desde el control de gestión hasta la administración de sucursales, auditorías y control de ingresos. Con el objetivo de crecer en el mercado internacional, Ceicom se unió a la empresa española Indra en 1999.

“Hace algunos años participé de un encuentro de Endeavor y me pidieron que contara mi experiencia en España. Tener ese respaldo era una sensación completamente extraña para nosotros. En voz alta deseé poder tener algo de eso en la Argentina. Nunca pensé que encontraría la respuesta en San Luis”, recuerda Marchionni.

Ceicom desembarca en San Luis

Ceicom se radicó en el PILP en 2011. La posibilidad de contar con recursos humanos de calidad, la comodidad de sus instalaciones y el respaldo de las autoridades de la Universidad de La Punta motivaron su decisión.

“Desde un primer momento sentimos un apoyo muy grande de la ULP. Este respaldo se materializó cuando conocimos a su gente”, destaca el CEO de Ceicom. Y ejemplifica: “Tuve la muy grata experiencia de que las autoridades del Instituto de Ciencia y Tecnología me convocaran a reuniones para trabajar juntos en el perfil de la gente que queríamos incorporar. Eso me hizo sentir parte de este proyecto. Poco a poco, fui tomando conciencia de lo que significa trabajar en esta provincia”.