El equipo de la AUI instaló el pasado viernes cinco antenas domiciliarias para los estudiantes del Plan Educativo provincial. El objetivo es optimizar el funcionamiento del servicio de Internet gratuito para contribuir a la formación educativa de los estudiantes.

Débora Heredia (izq.), junto a dos de sus hijos y su mamá

Débora Heredia (izq.), junto a dos de sus hijos y su mamá

 “Siento que mis sueños se están cumpliendo. Agradezco al Gobierno de la Provincia por todo lo que nos brinda”, expresó Débora Heredia (28), alumna del Plan 20/30, quien transita un momento de muchas emociones en su vida. “El martes es mi cumpleaños y los regalos llegan por anticipado. Me instalaron una antena domiciliaria (CPE) y, la semana pasada, salí pre-adjudicada para tener mi casa propia. Estoy muy feliz”, comentó esta vecina del barrio Estrella del Sur.

Con el objetivo de optimizar el servicio de Internet gratito a los más de 10 mil alumnos del Plan 20/30, el equipo técnico de la Autopista de la Información (AUI) instala todas las semanas antenas CPE en diferentes localidades del interior y barrios de la capital puntana. En esta oportunidad, colocó dispositivos para los alumnos de los barrios Estrella del Sur y Unión.

Una nueva oportunidad educativa

Hace algunos años, Débora Heredia y su marido decidieron alquilar una casa para comenzar una vida en familia, junto a sus tres hijos, de 13, 11 y 8 años. La joven abandonó sus estudios secundarios luego de quedar embarazada de su primer hijo. “Siempre quise retomar la escuela. Estoy muy contenta con esta oportunidad”, remarcó. Encargada de la limpieza en una fábrica, destacó la flexibilidad que le otorgan desde el trabajo: “Me dan los horarios para ir a clases. Eso es muy importante”.

En busca de contribuir a la formación académica de Débora, la AUI instaló una antena domiciliaria para optimizar el servicio de Wi-fi en su vivienda. “Voy a realizar todas las tareas por Internet y, en caso de tener alguna duda, consultaré a los tutores virtuales. También me prepararé en los temas que trabajemos en clase”, precisó.

Tres pequeños maestros

El hijo mayor de Débora cursa actualmente el primer año del secundario y ella lo define como su “profesor particular”. “Le va muy bien en la escuela, así que cuando no entiendo algunos contenidos, me ayuda mucho”, resaltó. Mientras que los dos más chicos la orientan con el manejo de la computadora. “Me cuesta utilizar la notebook, pero gracias a la ayuda de mis hijos se me hace todo más fácil”, aseguró la alumna del Plan 20/30.

La casa propia: otro sueño cumplido

Las buenas noticias no dejan de sorprender a Débora. A pocos días de comenzar a cursar en el Plan 20/30, desde el Ministerio de la Vivienda del Gobierno de San Luis le informaron que había sido preadjudicada para tener su nueva casa, hecho que causó una profunda emoción en toda la familia. “Es algo que esperé toda mi vida. Luchamos mucho con mi marido y mis hijos para obtener esto. Ahora voy a dejar de alquilar para tener mi hogar, mi lugar”, manifestó la joven.