Iván Gazzo es egresado de la carrera Narración Audiovisual (hoy Guión y Dirección) del Instituto de Comunicación y Arte. En esta nota, cuenta cómo su paso por la ULP le abrió caminos de aprendizaje y un abanico de oportunidades profesionales.

“Soy un poeta, una persona que imagina y cree que con muy poco se pueden provocar cosas infinitas”. Así se define Iván Gazzo, un joven egresado de la carrera Narración Audiovisual del Instituto de Comunicación y Arte (ICA), que encontró en la Universidad de La Punta (ULP) un trampolín para alcanzar sus sueños cinematográficos.

Nacido y criado en Junín, provincia de Buenos Aires, Iván llegó a San Luis junto a su familia cuando tenía 11 años. “Vinimos de vacaciones con el Club Sarmiento de Junín y, a los dos meses, ya estábamos viviendo en Merlo”, recuerda. Y añade: “Mudarme a San Luis implicó cambiar de vida y hábitos, conocer gente nueva y estudiar en un colegio donde el arte existía”.

En ese tiempo, tuvo la posibilidad de explorar su costado artístico: fue cantante y armoniquista de una banda de rock ‘n blues y  luego de un grupo de rock acústico; experimentó con grabados y pintura; trabajó su interés literario con El Silencio, su primer relato; devoró los cuentos de Julio Cortázar, pero también de otros autores de la Argentina y el mundo; entrenó su ojo cinematográfico con películas como Cinema Paradiso y The Wall.

Este multiaprendizaje lo llevó a descubrir su vocación: el guión y la dirección de cine. Pero necesitaba herramientas profesionales para ejercerla. “Empecé Diseño y Producción Audiovisual en una universidad de Córdoba. Era una licenciatura, una carrera muy larga y no me encontré como persona. A mitad de año abandoné”, recuerda.

Dicen que las casualidades no existen. Iván lo sabe bien. Por eso, el encuentro con la ULP quizás haya sido una de las causalidades que marcaron su camino. “Vi que la Universidad ofrecía una carrera corta y bien específica. Me encantó el programa curricular. A los tres meses vine al campus universitario y hablé con los profesores, y en 2011, arranqué a cursar”, asegura. Y añade: “Me sentí muy cómodo desde el principio. Los profesores se sentaron a mi lado y me dijeron: ´Vos vas a escribir lo que quieras. Nosotros solo te vamos a guiar´”.

En sus dos años de cursada, Gazzo aprendió a “ser feliz”. “Era una persona muy melancólica y en la ULP descubrí que quería ser feliz. Más allá de las excelentes herramientas que me ofreció la Universidad, aprendí a ser profesional, y  también, persona”.

Su experiencia con el mundo audiovisual

Iván cumplió con el programa de la carrera en el tiempo estipulado (dos años) y realizó su práctica final con esmero y dedicación. “Tuve que escribir un largometraje de 90 páginas y trabajarlo desde la idea, los personajes, la elección del género, el conflicto… Aprendí muchísimo de esta experiencia”, confiesa.

Este aprendizaje lo llevó a seguir experimentando con el mundo audiovisual por su cuenta. Recientemente terminó de filmar y editar Fantasmas de mi circo, un corto en el que su abuela recuerda el pasado familiar disfrazada de payaso. “Su mirada es la parte más íntegra del corto”, asegura.

Merlo Filma: el cine se acerca a la gente

A pocos meses de haber egresado del ICA, Iván piensa en grande. Actualmente, desarrolla proyectos cinematográficos para San Luis y la región. Uno de ellos es Merlo Filma, una propuesta que pretende acercar el cine a la gente. El proyecto fue aprobado por la Secretaría de Cultura de Merlo y se pondrá en marcha el viernes 7 de junio.

Iván Gazzo, un joven talento formado en el Instituto de Comunicación y Arte de la ULP

Iván Gazzo, un joven talento formado en el Instituto de Comunicación y Arte de la ULP