Como parte esencial de los actos conmemorativos del 25 de Mayo, el gobernador de la Provincia, CPN Claudio Poggi, participó en la Catedral, de la ceremonia religiosa concelebrada a cargo del obispo diocesano de San Luis, monseñor Pedro Martínez.

Al arribar a la explanada de la Iglesia matriz de la Provincia, el primer mandatario, fue recibido por el jefe de la Agrupación “25 de Mayo”, quien luego de brindar el parte “sin novedad”, se formó para escuchar el saludo de rigor en el día de la Patria.

El Gobernador saluda a la Agrupación "25 de Mayo" en la explanada de la Catedral

El Gobernador saluda a la Agrupación “25 de Mayo” en la explanada de la Catedral

La nave central de la Catedral se colmó de autoridades gubernamentales, legisladores provinciales y nacionales, como el senador Adolfo Rodríguez Saá. También asistieron funcionarios municipales, encabezados por el intendente capitalino, Enrique Ponce.

En su recorrido por el corredor principal, el Obispo Martínez, acompañado por los sacerdotes con los que concelebró el tedeum, saludó a los principales mandatarios y se ubicó en el sillón detrás de la mesa consagrada del altar para escuchar la lectura del Evangelio.

Monseñor Martínez se acerca al primer mandatario Claudio Poggi para estrecharle la mano

Monseñor Martínez se acerca al primer mandatario Claudio Poggi para estrecharle la mano

El titular de la Iglesia puntana, tomó luego su lugar en el atril para leer su homilía titulada: “El Día de la Patria nos reúne”. En su reflexión hizo hincapié en la necesidad de reconocer en el 25 de Mayo, al “día de nuestros padres”, el comienzo de algo especial, algo espiritual, un sello que amalgama la tierra con la cultura propia argentina. Recordó también a los que dieron hasta su vida, otros su hacienda, sus joyas y su trabajo, para forjar a la Argentina.

El Obispo en el momento de la homilía del tedeum

El Obispo en el momento de la homilía del tedeum

Monseñor Martínez mencionó también que el actual Papa Francisco, en su etapa de Cardenal de Argentina supo resumir en un documento, las homilías de cada 25 de mayo que brindó al pueblo argentino, bajo el lema: “Ponerse la Patria al hombro”, haciendo alusión al texto del buen samaritano que dejó una parte suya para ayudar al hombre herido. Ese aspecto del amor de saber sobrellevarnos entre todos y de cómo la Justicia debe estar por encima de todo.

Inmediatamente después, el Obispo recordó la procesión cívica del 24 de mayo, organizada por la Escuela Normal Mixta, como un día emocionante, en el que se puso de manifiesto esa unión de la que somos parte pensando en las cosas más grandes.

En otro tramo de su homilía, el prelado superior de la diócesis puntana, dijo que, “la Argentina somos cada uno de nosotros, la Argentina nos duele a todos, la Argentina también nos alegra a todos” y es por esa razón que todos los ciudadanos de buena voluntad, deben poner todo al servicio del bien común: “Hoy es el día particular donde el bien común es el protagonista”.

Monseñor Martínez también manifestó que esta ceremonia religiosa, es el lugar propicio, especialmente para los gobernantes, para poder dar las gracias a Dios por ese bien común y dijo que él reza por el pueblo y por cada uno de los que allí se encontraban: “Tienen las espaldas cubiertas”, sentenció.

“Dios bendice a su pueblo con la paz” fue el mensaje que se eligió para el salmo responsorial que todos los presentes replicaron durante la ceremonia. El tedeum, es cántico que se escuchó al finalizar la homilía, justamente para dar gracias a Dios por el aniversario de la Patria. Así culminó la tradicional ceremonia religiosa que estuvo engalanada con la presencia de los abanderados de diferentes establecimientos escolares e instituciones de las fuerzas de seguridad de la provincia.

Abanderados portando las banderas Papal y de Argentina

Abanderados portando las banderas Papal y de Argentina