Paraguay fue un rival superior a la Argentina, el resultado fue justo.El 3 a 1 a favor de los guaraníes dejó a las claras los conflictos que presenta el equipo nacional en el campo de juego. No hubo comunicación entre los pibes, salvo en los últimos minutos del primer tiempo y los primeros 20 del segundo, en donde la Selección tuvo la pelota y pudo haber convertido el empate.

Paraguay se puso rápido en ventaja, a los 9’ la figura del partido el delantero, Antonio Sanabria, abrió el marcador, pero Argentina se sobrepuso y a los 11’ un tiro de Marcos Astina, que desvió Santiago López y convirtió en contra de su propio arco, le dio el empate transitorio.

El equipo guaraní empezó a dominar a una selección que no encontraba el rumbo, y luego de que Carlos Patiño, estrellara un tiro en el poste del arco defendido por Agustín Batalla, en la jugada siguiente Sanabria sacó chapa de crack, se la picó por encima al arquero argentino ymarcó el 2 a 1 para Paraguay.

El mismo Sanabria a los 35’, pateó un tiro libre que pudo haber sido el tercero para los paraguayos. Promediando el final del primer tiempo Argentina comenzó a dominar las acciones de juego pero sin claridad.

La tendencia se mantuvo iniciada la etapa complementaria, el ingreso del 10 Leonardo Suarez, le dio más juego a los conducidos por Grondona que empezaron a inclinar la cancha, pero a medida que pasaban los minutos la desesperación comenzó a reinar.

Con un Paraguay que se replegó atrás a la espera de algún avance de contragolpe, Argentina empezó a jugar fuerte y cada vez los cruces en la mitad de la cancha se hacían con mayor ímpetu. En ataque, a los 17’ el 10 argentino remató cerca del poste derecho del arco guaraní defendido por Echagüe, que luego le tapó un mano a mano al recién ingresado, Jonathan  Cañete.

A los 22’ se vivió la jugada más clara de la selección, el 11 argentino, Marcos Astina, remató de la puerta del área chica y la pelota salió junto al palo izquierdo de Echagüe y esta fue la última clara de Argentina.

A partir de ese momento, la desesperación se hizo presente en los pibes de la Sub-17 y el desorden se trasladó al juego. Sin tener el dominio del fútbol, Argentina empezó a pegar en la mitad del campo, de lo que sobrevino la expulsión del delantero Astina, luego de una patada desde atrás sobre el armador de juego de Paraguay, Jesús Medina, cuando el reloj marcaba 36’ de la parte final.

Sin juego y con uno menos, la albiceleste se quebró y Paraguay empezó a atacar, a los 45 minutos cuando el partido se moría y los jugadores argentinos caminaban en la cancha, llegó el tercer gol de los guaraníes, una serie de rebotes, un mal despeje de la defensa nacional, derivó en un puntazo sin fuerza del delantero Alex Cáceres, al que en una flojísima respuesta, el arquero Batalla acompañó sin reacción hasta que la pelota entro en el arco.

Argentina sigue con chances de clasificar, pero tendrá que ganar sus próximos compromisos, este sábado se enfrentará a Venezuela en lo que será una final para Humberto Grondona y sus dirigidos, si no gana se apagan las posibilidades de una participación mundialista.

Paraguay festeja el triunfo

Paraguay festeja el triunfo