“Ratifico plenamente los compromisos asumidos ante el pueblo de San Luis y ante esta asamblea legislativa el día que juré y asumí como gobernador”.

A mantener bien altas las banderas del progreso y de la Justicia Social.

A cuidar todo lo hecho en San Luis.

A cuidar los niños, adolecentes y jóvenes de mi provincia.

A ser humilde con los humildes y firme con los poderosos.

A seguir las enseñanzas de Perón y Eva Perón.

A dedicar todos mis días a cuidar el trabajo de los puntanos.

A trabajar arduamente  para que los puntanos sean cada día un poco más felices.

Y saben que, honorable asamblea legislativa, de lo que me siento muy orgulloso, con aciertos y con desaciertos, es que en este mi primer año de gestión, siempre he honrado la palabra empeñada,  todo lo que me comprometí, lo ejecuté, y lo que aún no pude realizar, con  humildad y sinceridad y mirando a los ojos al  pueblo de San Luis o al ciudadano, le expliqué por qué aún no lo hice. Les aseguro que esa actitud de honrar la palabra empeñada será una constante de mi gestión como gobernador de San Luis.

Le pido a Dios, al Cristo de la Quebrada, al Señor de Renca, a mi permanente ángel  de la guarda, a mi querida madre Dorita que me den la sabiduría, fortaleza y la prudencia necesaria, para cumplir todos los días con mi tarea de servicio.

Gracias a todos por escucharme con tanto respeto y atención.

Dejo formalmente inaugurado el XXVI Periodo Ordinario Bicameral de Sesiones y les deseo a los diputados y senadores un buen año legislativo.