Quince madres solteras que no pudieron insertarse al campo laboral, hoy comienzan a transitar un nuevo camino. Serán incluidas al call-center Adval SA. Serán capacitadas y trabajarán desde sus hogares. Esta acción forma parte de la responsabilidad empresarial.

Antonela tiene 24 años, un hijo pequeño y llegó al acto con la emoción que se siente cuando te anuncian que fuiste seleccionada para tu primer trabajo. “Estoy muy contenta. Sé que voy a trabajar desde mi casa en un call-center y nos van a capacitar”.

Para Marianela no es el primer trabajo, ella cuenta que se ganaba la vida vendiendo pan en la calle. Tiene tres hijos, dos nenas y un varón. “Esta mañana me enteré que fui seleccionada. Esto es muy importante para mí, yo no puedo salir a trabajar y dejar los chicos solos”, dice Marianela sosteniendo a su hijo entre sus brazos.

La inclusión social en nuestra provincia es un derecho, al igual que el reconocimiento de las culturas originarias y el acceso de WiFi gratuito, así lo establece el artículo 11 que fue aprobado en el 2011.

“El año pasado dimos otra vuelta de tuerca al extender la inclusión social a las empresas”, dijo el gobernador de la provincia, CPN Claudio Poggi. A través de la ley 817, sancionada a fines del año 2012, se reglamentó ese derecho, con el objeto de darle el espacio al sector privado, para que practique la inclusión social a través de lo que es la responsabilidad empresarial.

En uno de sus puntos, el estatuto establece que el Ministerio de Inclusión Social será el órgano de aplicación de los proyectos de integración empresarial, destinada a las personas que se encuentran excluidas del ámbito laboral.

Hoy se aprobó ese proyecto integral entre el Ministerio de Inclusión Social y la empresa Adval SA (Puntacall), perteneciente al grupo Supervielle.

Puntacall es un Centro de Contactos, el primero de la provincia de San Luis. Inició sus actividades en el año 2008 y cuenta con 144 colaboradores distribuidos en 72 puestos de trabajo; funciona en el Parque Industrial de La Punta. “La empresa quiere sumar un cal-center domiciliario. Hoy comienza a tallar la inclusión Social. Quince mujeres con alguna dificultad para incluirse en el campo laboral serán incluidas y capacitas”, destacó Poggi.

Por su parte, el ministro de Inclusión Social, Federico Tula Barale, explicó de qué forma funciona la responsabilidad social empresarial. “Los comercios toman a una persona, nosotros como integrantes del Ministerio verificamos el estado de inclusión social, que bien recae sobre una mamá soltera, sobre una persona que ya cumplió un límite de edad y no está para el mercado laboral privado o una persona con una discapacidad. Hacemos un proyecto integral y en base a ese proyecto, el gobernador lo aprueba. Como mínimo, el piso es lo que percibe un beneficiario de inclusión social, pero esto es abonado por el sector privado. Y mientras marcha el proyecto, nosotros recuperamos esos brazos que quedaron extinguidos de la sociedad y le devolvemos a la persona la capacidad de volver a insertarse en la sociedad -destacó el funcionario-. A los 10 años de Inclusión Social, el objetivo es permitirle al sector privado que puedan incluir aquellas personas excluidas socialmente dentro de sus empresas”.

Tula Barale adelantó que desde el Ministerio van a llevar un registro. “Para darle beneficios a las empresas que practiquen esta responsabilidad, los vamos a distinguir con una calcomanía”.

Quince madres solteras que no pudieron insertarse al campo laboral, hoy comienzan a transitar un nuevo camino.

Quince madres solteras hoy comienzan a transitar un nuevo camino.



AUDIO – Gobernador Claudio Poggi

DESCARGAR AUDIOCOMPARTIR EN FACEBOOKMAS AUDIOS

AUDIO – Ministro Tula Barale

DESCARGAR AUDIO COMPARTIR EN FACEBOOKMAS AUDIOS

VIDEO