“Puntana”, un ejemplar de águila coronada, especie en peligro de extinción, está terminando su rehabilitación de dos años en el Centro de Conservación de Vida Silvestre de La Florida, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente. A fin de mes será liberada en la Reserva Natural Quebracho de la Legua.

El águila llegó a La Florida con un ala fracturada y herida con perdigones. Una muerte más de esta especie, que sólo cuenta con aproximadamente mil ejemplares adultos en el mundo, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, es irreparable.

Para preservar tan majestuosa ave, que en San Luis aún encuentra un hábitat adecuado a sus costumbres, pese a la reducción de su hábitat y la cacería, el Ministerio de Medio Ambiente mantiene un convenio con el Centro de Recuperación de Aves Rapaces del Zoológico de Buenos Aires. Cuando “Puntana” llegó en tan mal estado, casi sin esperanzas de recuperarse, el Ministerio envió al águila a Buenos Aires para su recuperación. Allí le operaron el ala, le quitaron los perdigones, la desinfectaron y la alimentaron hasta devolverle la fortaleza necesaria para volver a San Luis.

Una vez en el Centro de Conservación, “Puntana” fue recibida con mucha alegría por los mismos profesionales que la habían visto partir casi al borde la muerte.

Ahora, Puntana es la reina de la jaula de voladoras, una de la más importantes de la región. Comparte el espacio con “Indio”, un ejemplar sub adulto rescatado en San Juan. Ahora vuelan de las ramas a las piedras dentro de la voladora, mientras fortalecen su musculatura, el último paso antes de devolverles la libertad.

 

Un espacio de alto vuelo

La Provincia de San Luis, a través del Ministerio de Medio Ambiente, se sumó formalmente a un grupo de organizaciones que llevan adelante el Plan Nacional de Protección del Águila Coronada. A partir de esta incorporación, la Provincia pasa a ocupar un eslabón muy importante en la cadena de conservación, el último previo a la liberación de las aves.

“El Centro de Conservación de Vida Silvestre ya es muy importante en la recuperación, porque una vez operadas las aves, si es necesario, e iniciada la rehabilitación en Buenos Aires, realizarán aquí el último paso que es el del fortalecimiento muscular en nuestra jaula de voladoras, para estar fuertes y listas para volver a incorporarse a su hábitat”, explicó la ministra Daiana Hissa.

La Provincia ya había trabajado en conjunto con el Jardín Zoológico de Buenos Aires, impulsor del Plan Nacional, pero no fue hasta que visitaron el Centro de Conservación y observaron las particulares características de esta jaula de voladoras que, con una dimensión de 33 metros de largo, 17 de ancho y 20 de alto, es una de la más importante de la región. Este espacio es especial para rehabilitar aves rapaces por sus grandes dimensiones, su elevada altura y la variedad de lo que se denominan “perchas”, es decir, lugares propicios como piedras, ramas o árboles para que las aves se posen y vuelen de unos a otros, fortaleciendo su musculatura.

“Formar parte de una manera tan significativa de este Plan, junto con otras provincias y organizaciones, nos llena de orgullo porque desde nuestro San Luis estamos aportando a la conservación de la fauna, no sólo propia de los puntanos, sino de toda la región. Que en la Provincia la protección del Medio Ambiente y todos nuestros recursos naturales sea una política de Estado ha sobrepasado los límites provinciales y es ya un beneficio para la zona”, señaló la Ministra.

 

Al ave le operaron el ala, le quitaron los perdigones, la desinfectaron y la alimentaron

Al ave le operaron el ala, le quitaron los perdigones, la desinfectaron y la alimentaron

"Puntana" estuvo en rehabilitación durante dos años

“Puntana” estuvo en rehabilitación durante dos años