La enseñanza personalizada y la orientación tecnológica son dos de los ejes del innovador sistema educativo del Gobierno de San Luis.

Veinte jóvenes cerraron su etapa escolar en la Escuela Pública Digital (EPD) ‘Albert Einstein’, de la Universidad de La Punta (ULP), y recibieron sus diplomas el martes pasado. En un acto efectuado en el patio de la institución, egresados, autoridades, docentes, alumnos y padres celebraron el importante paso dado por los jóvenes.

Yamila Sosa (19), primera escolta de la bandera?sus compañeros la consideran ‘líder’ del curso?, tuvo la responsabilidad de leer frente al auditorio unas palabras de agradecimiento en nombre de todos los egresados y expresó: “todo lo vivido ha contribuido no sólo para ser buenos estudiantes, sino también buenas personas”. Y continuó: “Gracias a nuestras familias por la confianza, a los profesores porque se preocuparon por el aprendizaje de todos, porque nos apoyaron para ser más responsables e independientes. Les debemos una formación integral, de la que nos sentimos orgullosos. Aquí nuestros profesores son amigos. Hoy retribuimos de esta manera, graduándonos. Somos el producto de su esfuerzo”.

En la escuela tradicional, Yamila tuvo intentos fallidos. Tras repetir, decidió cambiar la modalidad de su educación. “Pude progresar y egresar a tiempo, en casa adelantaba y me resultó más fácil. Uno avanza a su ritmo, cuando terminaba una materia me quedaba tiempo libre para avanzar con otras”, dijo en referencia a otra característica de la escuela digital, la currícula personalizada y los contenidos en módulos, que el alumno supera a su ritmo.

Sobre otro eje de la escuela digital, la tecnología, la joven contó que la computadora e Internet permiten estudiar mejor, porque “es más fácil que tener que investigar en libros y hacer resúmenes, menos agotador y más rápido”. Y subrayó: “No nos distraíamos con las redes sociales, como muchos piensan”.

Su compañero, Rodrigo Gómez (18), dijo que la modalidad digital le gustó y que “no es ni mejor ni peor que la escuela tradicional, es distinta”. Aunque reconoció que le ayudó a ser “más independiente” y definió: “Es un estilo universitario. El mérito de avanzar es sólo de uno”.

Rodrigo explicó que por la tarde la escuela realiza diferentes talleres. Contó que en  2011 hizo guitarra y este año eligió ajedrez y diseño de videojuegos. “El taller de videojuego lo dictó el profesor de tecnología, aprendimos a hacer un juego desde cero. Hicimos los personajes, el ambiente, vimos mucha programación, trabajamos con script, hicimos que los personajes caminen, peguen, saquen vidas. Aprendí muchísimo, es prueba y error, la idea es seguir este camino. Así que el año que viene quiero estudiar Desarrollador de Software en la ULP”.

En tanto, Belén López (19) contó que la escuela digital le devolvió las “ganas de estudiar”. “Antes de entrar acá quería dejar el secundario, no quería saber más nada con estudiar, repetí dos veces 4º y sentía que había fracasado. Mi mamá insistió en que me inscribiera y cuando vi cómo era me gustó. Es una escuela que te incentiva a estudiar más, no te están apurando, avanzás a tu manera y realmente aprendés, ahora tengo ganas de seguir la universidad”, detalló. Y añadió: “Todo joven tiene el sueño de terminar, tener su fiesta de egresado; terminar el colegio era algo que lo veía re lejos, ahora me cae la ficha y me doy cuenta de que con sacrificio y esfuerzo se puede”.

Un nuevo camino

El rector de la Universidad, Alejandro Munizaga, compartió su alegría con la comunidad educativa, y señaló que los docentes de la escuela ‘Albert Einstein’ se esfuerzan por dar una enseñanza personalizada y por generar un vínculo estrecho con los alumnos. “No es sencillo brindar un servicio de educación de calidad, con especialización y tecnologías, es un aprendizaje para los directivos. Los chicos pudieron avanzar, aprender, participar en ferias de ciencia y cursos. La Universidad siempre busca estrategias para mejorar la escuela pública digital. El objetivo es optimizar la calidad de vida de nuestros alumnos”, remarcó.

Alumnos orgullosos y felices, acompañados por autoridades y docentes.

Alumnos orgullosos y felices, acompañados por autoridades y docentes.