Se trata del joven Ignacio Fabre, ganador de la disciplina Física, dos años consecutivos, en las Olimpíadas Sanluiseñas del Conocimiento de la ULP. Estudiará por 2 años y medio en la unidad académica integrada al Centro Atómico Bariloche.

Montañas, lagos y bosques conforman el paisaje que Ignacio Fabre verá y disfrutará durante los siguientes dos años y medio. El joven puntano, de 20 años y espíritu inquieto, ganó dos veces la disciplina Física de las Olimpíadas Sanluiseñas del Conocimiento, que el Gobierno de San Luis organiza a través de la Universidad de La Punta (ULP). Y En pocos días será alumno de la Licenciatura en Física del Instituto Balseiro, que pertenece al Centro Atómico, en Bariloche, Río Negro.

Su gusto por las ciencias exactas surgió cuando compitió por primera vez en la disciplina Informática de las Olimpíadas. Pero en su tercer año de participación decidió cambiar a Física. Y esta disciplina lo subió dos veces a un avión, la primera para ir a la NASA y la otra para conocer Italia. Antes de terminar el secundario ya tenía definido hacer de la física su profesión. Con voz clara y segura, Ignacio contó cómo ingresó al Instituto y qué le dio el certamen de conocimientos que convoca cada año a chicos de toda la provincia.

¿Cómo llegas al Balseiro?

Me fui a estudiar física a la Universidad de Córdoba. Ahí supe de la inscripción a la beca del Balseiro. Rendí el examen de ingreso en forma simultánea con chicos de otras provincias y otros países. Los temas eran de los dos primeros años de física y matemática, después pasé a una entrevista personal en Buenos Aires. Me hicieron preguntas de interés general y también por qué quería entrar al Instituto y cómo pensaba que me había ido en el examen.

¿Qué te hizo cambiar la informática por la física?

Al principio la informática me atrajo por curiosidad sobre la programación, pero sabía que no quería dedicarle mi vida. Siempre me gustó la idea de investigar. Las matemáticas me atraían pero no hay mucho campo para investigar, y en la física vi que tenía un campo más amplio y también la veía como el fundamento de otras ciencias. Entre las motivaciones, también participé de las Olimpíadas provinciales de física y después pase a las nacionales. Por el hecho de tener un lugar en las nacionales de física, la Universidad Nacional de San Luis me premió con un viaje a Bariloche para conocer el Centro Atómico. Tanto las olimpíadas de la ULP como las nacionales tocaron temas diferentes. Entre esto, más los ejercicios que tenía que hacer para la ULP, todo ayudó como motivación para decidirme a estudiar física.

¿Cómo imaginas tu vida en el Balseiro?

Cuando conocí el Centro Atómico me dieron muchas ganas de estudiar ahí. El lugar es muy lindo, Bariloche es muy lindo, hay muchas actividades para hacer. Además, la beca del Instituto es completa por lo que la exigencia en el estudio es muy alta. Sé que los alumnos conviven en una residencia dentro del Centro Atómico, lo que va a generar mucho compañerismo. Pienso que será exigente, difícil y una buena experiencia.

¿Cuáles son tus expectativas?

En cuanto me reciba quiero conseguir una beca para hacer el doctorado. La vida del físico está dentro de la academia, una universidad o centro de investigación, además de colaborar con grupos de investigación de otros lugares.

Cómo futuro físico, ¿qué te gustaría lograr?

Me gustaría ser parte de una investigación significativa. De un proyecto que deje algo y sea importante.

¿A quién admiras?

Admiro a Juan Martín Maldacena. Él se licenció en el Balseiro y ahora está en el instituto de Estudios Avanzados de Princeton. Es el mejor teórico de cuerdas del mundo. Esa es una rama de la física que busca plantear un modelo matemático. Una teoría del todo, que unifique las teorías que hay. Para mí, que un argentino esté en la vanguardia del mundo, es una gran motivación.

¿Qué le dirías a un chico para que se motive a participar de las Olimpíadas de la ULP en física?

La física es una parte muy linda de la ciencia. Te hace pensar distinto y ver el mundo desde otro lugar. Te abre la cabeza. Y las Olimpíadas de la Universidad te brindan la oportunidad de acercarte a esto. Los premios son muy motivadores. Porque sin eso no es fácil ponerse a estudiar algo extra de la escuela. También te preparan para esa vida universitaria en la cual nadie te va de atrás obligándote a estudiar. Ayudan a forjar la voluntad por el estudio.

  • Algo más sobre el Instituto Balseiro

La Comisión Nacional de Energía Atómica junto con la Universidad Nacional de Cuyo lo crearon en 1955. Es un instituto público y gratuito y es una unidad académica integrada al Centro Atómico Bariloche, en cuyos laboratorios los estudiantes del Instituto realizan sus prácticas. Los docentes son investigadores y tecnólogos del Centro en permanente relación con centros científicos y empresas tecnológicas del país y el mundo. Además de tener a todos sus alumnos becados, el Balseiro es el único del país en que se dicta la carrera Ingeniería Nuclear. Como carrera de grado tiene Física, junto con las ingenierías en Mecánica, Nuclerar y de Telecomunicaciones.

Además, ofrece maestrías de Física, Física Médica, e Ingeniería. Y los doctorados de Física, Ingeniería Nuclear y Ciencias de la ingeniería. A lo largo de sus 57 años, han egresado 943 licenciados e ingenieros, 149 master, 408 doctorados, y 112 especialistas en aplicaciones tecnológicas de la energía nuclear.

Informes: ciu@ulp.edu.ar–Tel: 4452000-6089

 

La física le marca el camino hacia el futuro a Ignacio Fabre.

La física le marca el camino hacia el futuro a Ignacio Fabre.