La propuesta es del Parque Informático La Punta y se desarrolla en el Instituto Tecnológico para chicos entre 8 y 18 años. Continuará hasta el 24 de noviembre y es gratuita.

Un grupo de cincuenta chicos ha elegido pasar las horas de siesta de los sábados aprendiendo a armar robots. Se trata de una propuesta que desarrolla la Universidad de La Punta (ULP) a través del Parque Informático La Punta (PILP). El curso es gratuito y reúne a cincuenta chicos de entre 8 y 18 años, en el Instituto Tecnológico, todos los sábados de 14 a 18.

“Es el primer día que vengo. Me enteré por mi primo que estudia en la escuela digital. Me gusta mucho la actividad. La clase pasada armamos un ascensor de caída libre. Está bueno, es fácil aprender por más que todo tenga un poco de dificultad. Además está bueno venir, aprendo cosas nuevas y no estoy en la calle porque mi mamá trabaja. Es más seguro para mí”, expresó Florencia Ochoa (12 años). Alrededor de una mesa, Florencia y tres chicas manipulaban distintas piezas para darle forma a un robot.

Su compañera de mesa, Magdalena Quiroga (12), agregó que dedicar esas horas de los sábados a la robótica le gusta porque “hace nuevos amigos”. A lo que Karen Rodríguez añadió que al grupo le” cuesta armar los robots”, pero lo consiguen.

Mientras que los varones, sin dejar de lado la construcción mecánica, contaron su experiencia. “Mi hermano me contó de este curso. Me interesa porque puede surgir algún proyecto de electrónica aplicado a esto. Además, se aprende jugando y es más afectivo”, dijo Gustavo Rivero (17). Su compañero Lucas Orozco (14) se sumó y dijo que asiste al curso para entretenerse, recrearse y “aprovechar el tiempo libre”. A lo que Emanuel Suárez (11) añadió que le gusta la idea de estar en el curso “porque es mejor que estar en casa si hacer nada”. Y coincidió con Gustavo en que es mejor aprender jugando, además de “poder conocer gente nueva”.

Al tiempo que los chicos investigaban el material y comenzaban con el armado de los robots, David Rivero, instructor del curso, ayudaba a un grupo con la programación de un brazo robot. “Los chicos están entusiasmados. Deben familiarizarse con el material, aprender conceptos de mecánica y de esta forma crear un robot de sumo, el cual además deberán programar. Los robot de sumo, por medio de sensores, analizan el entorno. Y los chicos deben plantear la estrategia”, explicó. De igual manera, comentó que ve a los chicos con mucho entusiasmo, y resaltó que no necesitan tener conocimientos previos sobre mecánica y programación, “sólo deben tener ganas de aprender”.

Su colega, Martín Fernández, comentó que a los chicos se les plantea un desafío. “Sin darse cuenta, aprenden conceptos de física, matemática y programación. El ensayo y el error son importantes para aprender. A los chicos les damos un desafío. Son creativos. Solo los guiamos”, afirmó.

Informes: ciu@ulp.edu.ar –Tel: 4452000-6089