El eclipse anular de Sol que ocurrirá el próximo domingo 20, el cual no se verá desde ninguna región de Sudamérica, fue anunciado hace siglos por astrónomos Mayas, debido a que el conocimiento que éste pueblo tenía en ciencias astronómicas fue realmente relevante, superando incluso al conocimiento que tenían por aquellos días los astrónomos de occidente.

El próximo eclipse del día 20 es uno de los fenómenos astronómicos del 2012 que generan mayor inquietud en el imaginario colectivo, ya que a las erróneas especulaciones referidas a que en 2012 llegará el fin del mundo se suman insustentables interpretaciones sobre las cuartetas de Nostradamus en las que no falta quienes aseguran que eclipse anular de Sol del próximo domingo podría traer consecuencias catastróficas sobre el planeta.

Los eclipses, palabra que viene del griego y significa abandono, son fenómenos naturales que se producen todos los años cuando los astros involucrados forman una línea recta y, en el caso del que ocurrirá el próximo 20 de mayo, sucederá porque Tierra Luna y Sol estarán alineados produciendo que desde nuestra perspectiva terrestre la Luna esté ocultando al astro rey. Pero como además nuestro satélite estará en su apogeo (aproximadamente a 406 mil kilómetros de la Tierra), dejará ver el borde del disco solar, motivo por el cual desde algunas regiones de la Tierra se asemejará a un anillo.

Antiguamente, cuando se producía un eclipse de Sol, la desaparición repentina de nuestra estrella era asociada por algunas culturas con desenlaces catastróficos ya que no entendían el fenómeno. Y cuando ocurría un eclipse solar por ejemplo en China, las personas creían que un dragón celestial se comía al Sol y para ahuyentarlo le propinaban gritos e insultos. Claro está que un eclipse solar produce oscuridad, palabra que no por casualidad está asociada con el peligro.

Actualmente el evento natural que hace que desde cierta perspectiva un astro oculte a otro se entiende perfectamente. Pero sin embargo hay quienes creen que los eclipses pueden traer graves consecuencias sobre nuestro planeta asociándolos por ejemplo a los terremotos, siendo que los terremotos se deben a otro evento natural vinculado con el movimiento de las placas tectónicas. Si bien todos los procesos de la naturaleza son producto de alguna circunstancia y producen además ciertas consecuencias, la que tienen los eclipses para nuestro planeta son para las personas prácticamente imperceptibles. El próximo eclipse solar provocará por ejemplo que la fuerza de gravedad ejercida por la Luna y el Sol “tironeando” desde un mismo lado a nuestro planeta provoque niveles de mareas más elevadas. Por otro lado si quienes tienen el privilegio de observar el próximo eclipse lo hacen sin ninguna protección en los ojos claro que también sufrirán ciertas consecuencias.

Para mayor información, podrán solicitarla mediante la dirección web del Planetario de Merlo San Luis www.planetariodemerlo.org

Fuente: Planetario de Merlo

Eclipse de Sol fotografiado desde la órbita terrestre.

Eclipse de Sol fotografiado desde la órbita terrestre.