La ruta de la Costa, que bordea el “imponente” Comechingones, es, desde hace años, zona predilecta de inversores y de habitantes de grandes ciudades que buscan cambiar el ruido por el descanso y el contacto con la naturaleza. Esto propició un boom inmobiliario, que parece desmesurado. Para controlar que el desarrollo de las localidades no afecte el medio que las identifica y caracteriza, el Ministerio de Medio Ambiente trabaja en el ordenamiento territorial de la región conocida como Parque Presidente Perón.

“La herramienta fundamental para esto será la creación de un Consejo Consultivo que integrarán representantes del Ministerio, junto a organismos gubernamentales y no gubernamentales relacionados con esta temática.  Su función principal será la de hacer cumplir la cota máxima del crecimiento edilicio sobre las sierras de los Comechingones, es decir que controlará hasta dónde se puede construir sobre las Sierras, considerada Área Natural Protegida”, explicó el jefe de Subprograma Ordenamiento Ambiental Territorial, Juan Pablo Laugero.

El Consejo Consultivo funcionará además como un canal de participación mediante el cual se podrán establecer criterios para el desarrollo de un ordenamiento territorial ordenado que aproveche los recursos naturales y proteja a la vez el medio ambiente.

Las Sierras Comechingones son las predilectas para los inversores y habitantes de grandes ciudades.

Las Sierras Comechingones son las predilectas para los inversores y habitantes de grandes ciudades.