La nueva etapa de la política habitacional que desarrolla el Gobierno de la Provincia de San Luis en todo su territorio, involucra a 7.303 niños, niñas y adolescentes de las familias compuestas por más de 4 integrantes, las cuales se encuentran inscriptas en los planes Sueños y Progreso.

Tales guarismos ya son estudiados por parte del Plan Estratégico de Niñez y Adolescencia en lo que se refiere al eje de prevención y protección integral, cuyo objetivo es asegurar la satisfacción de las necesidades básicas.

Dicha labor se desarrolla en el seno del Ministerio de Inclusión Social y Política Habitacional, que conduce Eduardo D’Onofrio. La titular del Área Plan Estratégico de Niñez y Adolescencia de dicha cartera, Marcela Becerra, explicó que “de los datos disponibles surge que del total, el  número mayor, 645, corresponde a niños y niñas menores de un año”.

Durante los primeros meses del 2012 se preadjudicó en los planes Progreso y Sueños a las familias de 3.700 niños, niñas y adolescentes en Villa Mercedes y San Luis, cifra de la que se desprende que 87 chicos presentan discapacidades. Por otra parte, 487 niños, niñas y adolescentes fueron beneficiados en las localidades del interior durante la primera etapa. El 15 % de los grupos familiares inscriptos poseen más de 4 integrantes, tal como lo expresara el Gobernador de la Provincia, por lo que el 57 % de los niños, niñas y adolescentes de los grupos numerosos inscriptos han sido pre adjudicados”.

Con respecto a la otra solución habitacional implementada este año, el Plan Solidaridad, la funcionaria destacó que “las primeras 100 casas que se edifican en San Luis capital darán techo a 436 personas, de las cuales 254 son niños, niñas y adolescentes”.

La titular de Niñez y Adolescencia recalcó que “acceder a una vivienda digna desde los inicios de la vida posibilita que los niños, niñas y adolescentes puedan desarrollarse con seguridad y estabilidad en un lugar donde puedan crecer y jugar, promoviendo de esta manera el desarrollo familiar y personal, permitiendo además el acceso a los servicios esenciales para vivir, a los cuales tienen derechos”.

La funcionaria agregó que “la planificación urbana (escuelas, centros de salud, etc.), considerando las condiciones medioambientales y sociales; junto con los servicios básicos, constituyen iniciativas destinadas a reducir las desigualdades, favoreciendo la inclusión y dando prioridad a las cuestiones particulares de la niñez.

Tal como lo establece la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, al que la Provincia adhirió por ley N° I-0007-2004, en su artículo 27º, inciso 3, respecto de las condiciones de vida necesarias para el desarrollo del niño: “… Los Estados Partes, de acuerdo con las condiciones nacionales y con arreglo a sus medios, adoptarán medidas apropiadas para ayudar a los padres y otras personas responsables por el niño a dar efectividad a este derecho y en caso necesario, proporcionarán asistencia material y programas de apoyo, particularmente con respecto a la nutrición, vestuario y vivienda”.

El ministro de Inclusión Social y Política Habitacional, Eduardo D'Onofrio junto a la titular del área Plan Estratégico de Niñez y Adolescencia, Marcela Becerra.

El ministro de Inclusión Social y Política Habitacional, Eduardo D'Onofrio junto a la titular del área Plan Estratégico de Niñez y Adolescencia, Marcela Becerra.