Durante 15 días, los afiliados se vieron afectados por una crisis entre la clínica privada que brinda servicio en la provincia y el organismo nacional, por lo que se volcaron a la salud pública en donde fueron contenidos. Finalmente ayer se llegó a un acuerdo y las prestaciones comenzarían a brindarse nuevamente.