Turistas de distintos puntos del país y la provincia descubrieron este sábado por la mañana la magnificencia del paisaje que rodea al salto que de más de 60 m de altura se precipita entre las sierras, en el corazón del Valle de Pancanta.

Acompañados por dos guías, y efectivos de la policía turística, un grupo de turistas, se adentró a la aventura de llegar al salto de La Negra Libre, siguiendo el curso del Río Grande y luego hasta uno de sus afluentes: el Río Pancanta.

La caminata, que forma parte de la agenda de actividades de verano programadas por la Secretaría de Turismo alcanzó una distancia en total de 13 kilómetros aproximadamente, abarcando ida y vuelta, en un terreno con un desnivel de 250 metros aproximadamente, con una altura máxima de 1557 m.s.n.m y una altura mínima 1342 m.s.n.m.

La leyenda dice que su nombre se debe al recuerdo de una esclava a quien llamaban “La Negra”, que en busca de su libertad se lanzó al río en este lugar para nunca más ser encontrada. Los lugareños dicen que esta cascada simboliza su libertad. Siendo uno de los lugares preferidos por las antiguas comunidades huarpes y comechingones que habitaron en la región siglos atrás. Algunas de las versiones sobre la leyenda del Salto de la Negra Libre cuentan que, cuando la mujer se arrojó al vacío, llevaba en sus brazos una alforja de duraznos silvestres. Estos se expandieron por el río y hoy en día serían los padres de los durazneros que tiene la región y que incluso sobrevivieron misteriosamente a algunos incendios.

Para más información acerca de las actividades de verano, con caminatas a distintos saltos de la provincia, los interesados pueden consultar en: www.sanluis.gov.ar.

 

Nota y fotos: Prensa Secretaría de Turismo.