San Luis cuenta con este espacio esencial para el desarrollo del comercio exterior, que brinda beneficios impositivos y logísticos. Además, la provincia tiene un fuerte protagonismo, al tener la vicepresidencia del organismo que nuclea las zonas francas a nivel nacional.

Contar con una zona franca le permite a una provincia captar la llegada de nuevas empresas, quienes se encuentran con una herramienta muy importante para desarrollar el comercio exterior. Son espacios que brindan beneficios impositivos y fiscales que permiten bajar los costos logísticos y de producción, ya que las firmas pueden retener la mercadería y “nacionalizarla” a medida que tengan la necesidad de hacerlo.

San Luis cuenta con su Zona Franca en Justo Daract. Está fuertemente posicionada en la provincia y en la región, con una experiencia que les resulta muy útil a las industrias que quieren mejorar su relación con los mercados externos.

La buena imagen que siempre tuvo este espacio, que está bajo la órbita de San Luis Logística, permitió que durante el primer semestre del año nuevas empresas negociaran su instalación. Ya se cuentan como usuarios indirectos en la zona franca las firmas: Máster Laja S.A, Coradir S.A, Aprilon S.A, Black and Decker S.A y Emiliano Savoreti. Además, renovaron sus contratos: Frio Industrias S.A, Antiguas Estancia Don Roberto S.A, Mangueras Hidráulicas S.A y Dietex S.A.

“Estamos por visitar empresas de la región para tratar de sumarlas, ya sea de manera indirecta, o sea que sólo almacenen mercaderías, o bien directa, haciendo una inversión y alquilando un espacio en nuestro predio”, contó el jefe del Subprograma Zona Franca, César Astudillo.

La provincia tiene un fuerte protagonismo en el Consejo Federal de Zonas Francas, ya que Sebastián Lavandeira, el titular de San Luis Logística, es vicepresidente del organismo que nuclea a todos los espacios de este tipo diseminados por el país.

La pandemia obligó al Consejo a funcionar de manera virtual, lo que de todas maneras no le quitó dinamismo. Durante el año trataron temas como la cartilla de presentación de las zonas francas argentinas en las embajadas y cancillerías de los países más importantes del mundo, además de sostener una reunión en la que trataron la Decisión 33, que atañe al Mercosur y coincidieron en que la Argentina debe reglamentarla cuanto antes, para no perder terreno ante los países vecinos.

La Decisión 33, dictada en 2015, terminó con una situación desventajosa para las zonas francas incluidas en el Mercosur. Antes, las mercaderías provenientes de una zona franca perdían origen al ingresar a otra zona franca en el ámbito del mercado común sudamericano. El resto de los países ya la adoptaron, ahora sería el turno de la Argentina para atraer inversiones desde otras zonas francas, y convertirse en un polo comercial de la región.

 

Nota y fotos: Prensa San Luis Logística.