Desde la Secretaría de la Mujer, Diversidad e Igualdad se crearon y pusieron en funcionamiento, a través del Programa Asistencia Inmediata a Mujeres y Diversidades, los dispositivos grupales de contención psico-socio terapéutico. Dichos espacios funcionan actualmente en la ciudad de San Luis, Villa Mercedes y Merlo, y están dirigidos a mujeres y disidencias que han o están atravesando situaciones de violencia por razones de género.

La coordinación de los dispositivos grupales está a cargo de un equipo interdisciplinario, compuesto por profesionales de la psicología y el trabajo social, con formación específica en perspectiva de género; característica que permite el abordaje integral de la problemática de las violencias hacia mujeres y diversidades.

Respecto a los objetivos de estos dispositivos grupales de contención, la responsable del equipo interdisciplinario, Belén Pérez Nieto, manifestó: “Buscamos promover espacios de encuentro para personas en situación de violencia de género, trabajando desde la escucha activa, sin juzgar ni revictimizar y desnaturalizando las situaciones de violencia”.

La modalidad de estos grupos es de tipo abierta, permitiendo el egreso y reingreso de las personas, de acuerdo a su disponibilidad y respetando los tiempos de cada proceso personal. Cada dispositivo está formado por 10 a 15 personas, con una frecuencia semanal de 1 hora y media aproximadamente, y una duración total de entre 6 y 12 meses. El ingreso a los mismos es siempre a través de las guardias que tiene la Secretaría, derivaciones de la Justicia y de la Red Interministerial de Contención a la Víctima.

También se están llevando adelante los grupos psico-educativos de masculinidades –oficiados por el Sistema Judicial– que funcionan en San Luis, Merlo y, próximamente, en Villa Mercedes, y tienen como objetivo visibilizar las distintas formas de ser y vivir la masculinidad, analizando las conductas machistas y violentas.

“Estos espacios de contención permiten el debate e interpelación sobre los estereotipos y roles de género dictados por la sociedad, desarrollando vínculos interpersonales y redes de apoyo entre las personas que asisten”, expresó Pérez Nieto. Y agregó: “Estamos resignificando progresivamente el concepto de víctima, asociado a una actitud pasiva, para ir descubriendo las potencialidades y recursos que todas las personas tenemos”.

 

Nota: Prensa Secretaría de la Mujer, Diversidad e Igualdad.

Foto: Archivo.