Esta semana y con la organización de la Secretaría de la Mujer, Diversidad e Igualdad, junto al Ministerio de Desarrollo Social y el Programa Juventud, se puso en marcha el proyecto de tejedoras de redes comunitarias, en las instalaciones de la Casa del Poeta, de la Villa de Merlo. El objetivo de estos equipos es repensar la asistencia ante situaciones de violencia desde un modelo comunitario y basado en la transversalización de la perspectiva de género. 

En este sentido, se realizó un nuevo ciclo de talleres de sensibilización destinado a las tejedoras de redes comunitarias, que son quienes realizan el abordaje en territorio en pos de la detección y el acceso inmediato a herramientas de autocuidado.

“Estas redes comunitarias nos van a permitir articular con el Estado una agenda común y tienen como objetivo la promoción y protección de los derechos para construir una sociedad libre de violencias”, expresó la secretaria de la Mujer, Diversidad e Igualdad, Ayelén Mazzina. Y agregó: “Este proyecto se trata de una política pública que va desde el territorio hacia las instituciones y que busca la descentralización, que las personas en situación de violencia no tengan que ir siempre a las capitales”.

“Con estos encuentros, acercamos distintas herramientas para que las Tejedoras tengan la capacidad de detectar los tipos y modalidades de violencia. Estas Tejedoras están conectadas directamente con las Consejerías – que es donde se realiza el asesoramiento sobre diversos temas, como violencia de géneros, identidades en transición, violencia institucional sin perspectiva de géneros, entre otras; también son guías de cómo realizar el procedimiento hacia las instituciones públicas intervinientes”, manifestó la jefa del Programa Asistencia Inmediata de la Secretaría de la Mujer, Diversidad e Igualdad, Casiana Gatica.

De la Red de Tejedoras forman parte mujeres y diversidades que participan en los merenderos barriales como integrantes del proyecto 22AG del Programa Juventud. Son responsables del trabajo territorial y de relevamientos de casos ante cualquier tipo de violencia de género, logrando mayor acceso a la detección de situaciones de riesgo.

Al respecto, el jefe del Programa Juventud, Gabriel Sindoni dijo: “Trabajamos constantemente para acercar nuevos conocimientos a las juventudes de toda la provincia y en temáticas como estas, creemos que el empoderamiento de las becarias es un punto de partida fundamental en este camino de justicia social para desarticular cualquier forma de violencia”.

De la mano de las Tejedoras, están las Consejerías Integrales que son un espacio creado para la atención de consultas, para ofrecer contención, ser guía y enlace entre las personas y el Estado. Son el espacio más cercano a su vivienda, donde las personas en situación de violencia por motivos de género pueden ser escuchadas por personas capacitadas. Están conformadas por mujeres y diversidades integrantes del Plan de Inclusión, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social.

“Es muy importante poder brindar a las beneficiarias del Plan de Inclusión, la posibilidad de capacitarse y acompañar a las víctimas de violencias. Creo en el trabajo desde la empatía porque ayudar a otras personas es también sanarnos a nosotras mismas”; agregó Sol Uría, referenta del Plan de Inclusión, en la Villa de Merlo.

A este trabajo territorial, se suma el que realiza la Red Interministerial de Contención a Víctimas de Violencias en articulación con todos los Ministerios y Secretarías del Gobierno de San Luis, brindando un abordaje integral, atención, asesoramiento, contención y tratamiento sin incurrir en procesos de revictimización.

De esta manera y entendiendo que para lograr el cambio cultural necesario que haga efectiva la construcción de una sociedad más justa e igualitaria, es fundamental desnaturalizar las prácticas violentas que se dan en todos los espacios de desarrollo, fomentar el diálogo y la constante capacitación, se llevó a cabo una nueva propuesta para acercar el trabajo y la contención con perspectiva de género, a todos los puntos de la provincia.

 

Nota y fotos: Prensa Secretaría de la Mujer, Diversidad e Igualdad.