El programa realiza un mural botánico con las especias típicas puntanas. Además de embellecer el espacio, el fin será educativo para los niños y adultos mayores que lo visiten.

Los murales que realiza el Programa de Diseño y Arte “Pinta San Luis”, perteneciente al Ministerio de Obras Públicas e Infraestructura, no solo cumplen la función de darle identidad a los espacios públicos a partir del arte sino que en muchas ocasiones tienen un fin educativo. Tal es el caso de la intervención que realiza en los viveros de Cruz de Piedra, una obra del Gobierno provincial pensada para conservar la flora autóctona puntana. “Fue un pedido que nos hizo la Secretaría de Medio Ambiente, ya que quieren que el vivero sea un punto turístico de nuestra provincia y que quienes vengan puedan aprender de flora y de los procesos de polinización. Nuestro artista, Marcelo Pérez, está realizando un mural con la pasionaria, una típica flor nuestra y también intervino unas mesas recicladas para que formen parte del espacio de descanso. Estamos trabajando en los detalles para que la pintura respete las características de las especies y cumpla con el fin de enseñar”, remarcó la jefa del programa, Rocío Agüero García.

Estilo botánico

Los viveros tendrán la función no solo de preservar especies típicas puntanas sino también de concientizar sobre el cuidado de ellas. La jefa del Subprograma Saneamiento Ambiental, de la Secretaría de Medio Ambiente, explicó que cuentan con un arboreto en donde los árboles se plantan por familia para convertirlo en un paseo educativo y jardín botánico. “Charlamos con los artistas porque queríamos que la obra tenga en cuenta la clasificación de las plantas por el tipo de hojas, cantidad de pétalos o tamaño del tallo, entre otras características. Ahora estamos en un jardín de polinizadores y la idea es mostrar la importancia que tienen los insectos como las abejas o mariposas en el proceso de polinización porque son quienes van de una flor macho a una hembra para que se produzca la fertilización. Este mural mostrará la función que cumplen en la flor, la importancia que tiene para la producción de los alimentos que consumimos y lo importante que es preservarlo”, detalló y añadió: “El artista lo entendió perfectamente y está haciendo un gran trabajo”

Marcelo Pérez, el artista local responsable de la intervención, trabaja en los detalles de la flor blanca para darle el mayor realismo posible en un fondo negro que resalta la enredadera. “También, hicimos unos carreteles de madera con mariposas y otras flores autóctonas que serán las mesas para que la gente venga a visitar el lugar, se siente y pueda descansar”, mencionó.

 

Prensa: Ministerio de Obras Públicas e Infraestructura.