Al igual que durante la primera etapa, la esperanza fue la emoción que más transmitieron quienes acudieron este miércoles al Hospital San Luis. También, recomendaron a los docentes sumarse a esta campaña de inmunización, cuando se dispongan las dosis para ese sector.

“Genera mucha esperanza, alegría, confianza y esperando volver a la normalidad, con las recomendaciones actuales, volver a juntarnos con la familia, amigos y poder estar más seguros”, expresó María del Mar Lafourcade, médica de la Unidad de Terapia Intensiva Respiratoria.

“Tuve un poco de dolor de cabeza y de cuerpo, no muy distinto de las vacunas de otro tipo de gripe, hubo síntomas variables pero leves, por suerte ningún compañero presentó signos graves”, agregó.

“Les recomendamos a los docentes que se vacunen cuando estén las dosis disponibles para ese sector, porque son un eslabón clave en la sociedad”, subrayó.

Silva Sánchez, que trabaja en el centro de salud del barrio Amppya, destacó la logística sanitaria durante las vacunaciones. “Estuvo muy bien organizado, con la primera dosis no tuve ningún efecto adverso. Mis compañeros tuvieron muy pocos síntomas. Esta iniciativa me parece muy buena, nos da tranquilidad aunque nos tenemos que seguir cuidando”, dijo luego de recibir la segunda dosis.

“Nos da cierto grado de tranquilidad estar inmunizados pero hay que seguir cuidándose igual que antes de la vacuna. Vacunarnos es la única forma de que podamos tener un efecto rebaño y mejorar esta situación”, consideró Gabriel Pujales, médico de Terapia Intensiva Pediátrica.

 

Nota, fotos y video: ANSL.