Lo hicieron la coordinadora del Ministerio de Salud, Rosa Dávila, y el rector de la casa de estudios, Víctor Moriñigo. La UNSL empadronará a voluntarios y brindará esos datos a la Provincia, pondrá a disposición sus edificios para el operativo y fabricará un gel refrigerante para el traslado de vacunas hacia el interior.

 

La llegada de la vacuna contra el COVID-19 a la provincia, cuya fecha aún no está confirmada por el Gobierno nacional, será recibida por el Gobierno provincial con un plan estratégico de vacunación, según explicó este miércoles la coordinadora del Ministerio de Salud, Rosa Dávila, al sumar un nuevo convenio de colaboración con la UNSL que suma a la casa de estudios como una “aliada estratégica”.

El acuerdo fue presentado en una conferencia de prensa realizada en el Microcine de la UNSL y de la que también participaron César Almeida, presidente de la obra social DOSPU, Sebastián Andujar, secretario de Ciencia y Tecnología de la UNSL y quien estará a cargo de las tareas de vacunación con el Gobierno puntano.

“No tenemos una fecha certera de cuándo llegará la vacuna, pero el Gobierno provincial diagramó su plan estratégico para enfrentar esta importante e inédita campaña de vacunación, para lo cual contamos con aliados estratégicos, como las universidades”, señaló Dávila.

La funcionaria consideró que esta vacunación podrá realizarse rápido y se hace en tiempos de calor, pero a su vez esta condición exige resolver la conservación que tienen las distintas vacunas y tratar de vacunar a la mayor cantidad de gente posible. “El objetivo de esta campaña será en primera instancia disminuir la mortalidad que causa esta terrible pandemia”, destacó.

Aportes de la UNSL

El rector Moriñigo explicó que la colaboración que brindará la Universidad al Gobierno provincial contempla en primer lugar el empadronamiento de voluntarios que pertenecen a la casa de estudios, cuya base de datos será compartida con el Estado provincial para que disponga de esos recurso humanos en su plan de vacunación.

Con los mismos fines, también puso a disposición las instalaciones que la universidad posee en la ciudad de San Luis, Villa Mercedes, Tilisarao y Villa de Merlo.

En los laboratorios de la UNSL se producirá un gel refrigerante que servirá para el traslado y conservación de las vacunas hacia el interior provincial.

Por último, se pondrá a disposición del Gobierno provincial los “ultra freezer” de los laboratorios de investigación para el caso de necesitar almacenar vacunas a -70ºC.

 

Nota, fotos y video: ANSL.