Nació en Estocolmo, Suecia.Su familia regresó a la Argentina, con la vuelta de la democracia. Hoy, a los 37 años, integra el sistema de bandas, coros y grupos de danza. La música es su pasión y destaca el lugar que se le da a la cultura en San Luis.

Sabino Vallejo tiene 37 años. Si bien su familia es oriunda de San Luis, el nació en Estocolmo, Suecia, ya que sus padres debieron exiliarse durante los años de la última dictadura militar. Volvieron a la Argentina en 1984, cuando tenía 1 año y nuestro país llevaba algunos meses nuevamente en democracia. Actualmente vive en el barrio que popularmente se conoce como “El Progreso”, en la ciudad de San Luis, junto con sus padres y su hermana. Es tío de 4 sobrinos y papá de una nena de 13 años.

El integrante del coro de “Sueños del Arte”, fue uno de los primeros en presentarse a la convocatoria que se realizó a mediados de 2018, cuando el sistema de bandas, coros y grupos de danza ya era una realidad. Siempre le interesó la música en general, pero sobre todo el jazz, el rock y el blues. Conocer la historia de estos géneros y cómo se fueron gestando los distintos ritmos, son temáticas que siempre formaron parte de su vida, aunque nunca se había abocado completamente a la música. “Siempre me dediqué a otras actividades y cuando conocí la convocatoria del sistema no dudé en sumarme al coro. Soy tenor y me gusta muchísimo, porque lo artístico te conecta con partes de vos que no conocías y te conecta con las personas desde otro lugar. Todo eso se transforma en una energía muy enriquecedora”, expresó Sabino.

Para el coreuta, “Sueños del Arte, es una evidencia concreta de lo que es la justicia social, por dos razones. Una, porque genera justicia con aquellas personas que nunca se pudieron dedicar al arte por distintas razones, pero siempre estuvieron interesadas. Tenemos muchos casos de compañeros y compañeras del sistema que vivieron esta situación. Entonces hoy, el estado nos incluye, nos capacita con profesores de excelencia. Por otra parte, la segunda razón es que para los artistas que ya tenían conocimientos, al incorporarse al sistema, pueden incrementar lo que ya sabían. Pero además, esto amplifica la obra del artista, porque a través de los distintos canales de comunicación se difunde el talento de todos los integrantes de Sueños del Arte”, dijo Sabino con orgullo, y agregó: “para mi es súper importante porque se demuestra la relevancia que el Gobierno le da a la cultura. Es uno de los pocos casos en el país donde el arte y la cultura tienen este lugar protagónico”.

El joven coreuta también señala que le de los aspectos que más valora del sistema es el aporte que genera el grupo de trabajo. “Todos tenemos en común el amor por la música, el profesionalismo. Todos somos testigos del crecimiento y el desarrollo de cada uno, por ejemplo, aprender una canción con las distintas voces del coro, y que todo eso quede ensamblado es lo más fructífero de esa experiencia. Aunque ahora se extraña la dinámica cotidiana, compartir los espacios y el día a día, tenemos la esperanza de que todo pase y aunque estamos conectados a través de lo virtual, no perdemos el entusiasmo ni la esencia de Sueños del Arte”, concluyó Sabino Vallejo.

 

Nota y fotos: Prensa Cultura.