El gobernador, Alberto Rodríguez Saá, dispuso que el Ministerio de Educación dialogue con los niños y adolescentes de la provincia, y con sus familias, “para lograr un acercamiento y conocer cuáles son sus problemas”.

Este lunes por la noche, al referirse a la situación educativa en el territorio sanluiseño en el marco de la pandemia por el coronavirus, el primer mandatario provincial ratificó que “se siguen abriendo escuelas en los parajes, para llegar a las clases presenciales”, adelantando además que “a partir de estos días, seguramente la próxima semana, realizaremos una suerte de encuesta para lograr un acercamiento y un diálogo directo entre la autoridad educacional de la provincia con los chicos y sus padres, para saber en qué materias tienen inconvenientes y cómo mejorar las clases digitales”.

“Escuchemos a los chicos, a los adolescentes, a quienes les estamos quitando de alguna manera la oportunidad de jugar, de sociabilizar, de ser felices”, reflexionó el jefe de Estado. “Éste será un año, y un poco más, que los chicos lo recordarán como el año en que no pude jugar, que no pude ver a mis compañeros; espero que podamos conversar y traer soluciones o mejorar todo lo que podamos las clases digitales, con la comprensión de todos los docentes, que hacen un esfuerzo enorme porque para ellos esta situación también es algo nuevo”.