En su día, docentes de distintas escuelas de la provincia comparten cómo viven esta fecha tan especial en un contexto atípico.

¡Feliz día, queridos docentes!

En tiempos de pandemia, las maestras y los maestros de nuestra provincia se han reinventado y en su día, desde el Gobierno de San Luis – a través del Ministerio de Educación – valoramos y celebramos la ardua tarea que vienen desempeñando para garantizar la educación de todas las niñas y los niños puntanos.

Al respecto, la maestra Laura Chávez, de la Escuela Generativa Semilla, contó cómo vive el Día del Maestro en este contexto tan particular: “Me siento orgullosa. En este día, los aplausos son compartidos con las familias que acompañan en este proceso. Sin el apoyo de ellos sería imposible”.

“Este tiempo de pandemia nos tiene que servir de aprendizaje. Entender que la escuela y la familia deben trabajar juntos en beneficio de nuestros niños y jóvenes. Son momentos especiales en que el rol del docente es importante y más aún que un familiar tome de la mano a su niña o niño para sostener un lápiz, y dedicarle su tiempo, porque lo necesita. Con amor lo lograremos”, agregó.

Por su parte, la directora de la Escuela Nº 308 “Nicolás Avellaneda”, del paraje Pozo del Tala, Graciela Alcaraz, comentó: “Esta es una semana muy especial para los docentes. Desde la escuela, no hemos podido realizar los encuentros y conmemoraciones previstas que alimentan la vida social de la escuela y las comunidades, pero nos amoldamos al trabajo virtual y creamos nuevas estrategias, confeccionando actividades motivadoras, lúdicas, recreativas y muy coloridas para motivar a nuestros estudiantes”.

Finalmente, Verónica Ledesma, maestra de la Escuela N° 5 “Bartolomé Mitre”, compartió: “El día del maestro es un día muy especial, es una fecha que moviliza, más aún en este contexto que me separó de lo habitual, de la rutina del aula, del encuentro cara a cara y de los abrazos de mis alumnos. Pero surgen nuevas maneras de festejarlo; hoy, las pantallas nos permiten volver a vernos, los audios nos posibilitan achicar la distancia y no perderme de la posibilidad de escuchar un ‘feliz día, seño’. Que son esos mimos tan valorados y que son el empuje necesario para continuar”.

Y añadió: “El balance es positivo si tengo en cuenta todo lo que aprendí en este tiempo, como las herramientas digitales que nos permitieron ampliar el horizonte de un aula, que de la noche a la mañana pasó a ser virtual. Y no puedo dejar de reconocer que hay familias que supieron acompañarnos en este proceso. Estoy tan agradecida, porque queda demostrado que es fundamental que la escuela y la familia trabajen juntos”.

El rol que cumplen los docentes de la provincia es fundamental. En esta compleja situación que vivimos a nivel mundial logran cada día desafiarse e ingresar a cada hogar de San Luis impartiendo educación de calidad.

Por estos motivos, les deseamos un merecido, ¡feliz día, queridos y necesarios maestros!

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Educación.