La Sociedad del Estado informó que terminaron las tareas para cambiar el tramo averiado en la localidad. Durante la mañana del miércoles ingresó el agua a las plantas potabilizadoras.

Debido a una fisura en un tramo del Acueducto Río Grande, San Luis Agua realizó, desde el domingo al mediodía, la reparación y sustitución de una cañería que impedía el correcto suministro de agua cruda a plantas potabilizadoras de San Luis, Juana Koslay, La Punta, El Trapiche, y productores privados.

“Detectamos el inconveniente el domingo por la mañana y automáticamente concurrimos al lugar para encontrar la fisura y repararla”, comentó Nazareno Perroni, gerente general de San Luis Agua. “Los equipos hicieron un gran trabajo. Estuvieron trabajando durante 72 horas, día y noche, en condiciones climáticas difíciles y en un terreno complicado” agregó.

Por otro lado, Alejandro Catapano, subgerente de Planificación y Ejecución de la Sociedad del Estado, declaró: “Las condiciones climáticas no ayudaron al tratamiento del caño, sobre todo al fraguado de la resina. A pesar de eso, todo el equipo estuvo a disposición para poder desarrollar esta tarea y reabastecer lo antes posible el servicio de agua cruda a las plantas potabilizadoras”.

Para poder reparar la fisura se debió interrumpir el suministro, ya que se debe trabajar en seco para poder garantizar que la reparación sea posible. Una vez localizada la zona del daño se excava hasta encontrar el caño averiado. Al hallarlo, se corta el tramo fisurado y se reemplaza por uno nuevo.

Luego se realiza el proceso de enfibrado, que consiste en colocar capas de fibra de vidrio de distintas tramas y gramajes embebidas en resina. Una vez que el pegamento fragüe, es necesario realizar una compactación debajo y alrededor del caño, para que no sufra ningún movimiento una vez tapado el pozo.

Al terminar esta tarea, se realiza el proceso de puesta en servicio del agua cruda desde el dique, que lo provee hasta las plantas potabilizadoras. Durante esta apertura, los técnicos realizan un seguimiento de las cámaras y válvulas del trayecto para corroborar que estén dadas las condiciones para que el recurso circule de forma correcta. Esta tarea debe realizarse paulatina y cautelosamente, ya que una onda de crecida muy acelerada puede dañar otro tramo del sistema.

Nota y foto: Prensa Ministerio de Producción.