La Dirección de Comercio y Defensa del Consumidor clausuró este miércoles de manera preventiva el establecimiento, ya que no daba cumplimiento a lo dispuesto en la resolución N° 100 de la Secretaría de Comercio del Interior y registraba, en una gran cantidad de productos, precios mayores a los establecidos por el artículo N° 3 de dicha norma.  Asimismo, se evidenciaron alimentos, como por ejemplo jugos, yogures, postres, alfajores y galletitas, cuya fecha de caducidad expiró hace algunos días. 

De acuerdo a lo que pudieron constatar los inspectores de dicha repartición se evidenciaron precios superiores en varios productos de primera necesidad, lo que sumado a la infracción por comerciar alimentos vencidos, llevó a que se efectúe la clausura del comercio.

Esta es una nueva acción que lleva adelante Defensa del Consumidor con un grupo de inspectores. El organismo provincial detenta el poder de accionar y hacer cumplir todas las normas.

En torno a los precios, el director de la repartición provincial, Alberto Montiel Díaz, expresó que “está muy claro el valor que deben tener los productos y que no se debe vender más caro de lo establecido”. Por otro lado, pidió un mayor compromiso a la hora de comercializar alimentos, ya que si están vencidos puede afectar la salud de la población y en el actual contexto es necesario preservar todos los recursos del sistema sanitario.