Este martes por la noche, el gobernador Alberto Rodríguez Saá brindó, en conferencia de prensa, un parte de la situación de la provincia en el marco de la pandemia del coronavirus, donde la noticia más alentadora fue el alta médica para la mujer que, hasta la fecha, ha sido el único caso confirmado en el territorio sanluiseño, mientras que el adolescente, de 17 años, continúa aislado en Villa Mercedes. Además, el primer mandatario dio cuenta de que otro joven con cuadro de dengue confirmado, ya se encuentra en su domicilio y observando una franca evolución. En contrapartida, el sistema de salud debió aislar a dos personas con síntomas dudosos, como también formular una denuncia penal contra un médico y un sanatorio privado.


La primera conmoción que sufrió la provincia acerca de la pandemia fue cuando, hace dos semanas, se confirmó el diagnóstico de coronavirus en una mujer de San Luis capital a poco de su regreso de Europa. “Hoy se recibieron los últimos estudios que se enviaron al Instituto Malbrán, los que indicaron ausencia del virus en esta señora, que durante la tarde de este martes fue dada de alta, debiendo permanecer en aislamiento domiciliario durante 14 días, sin recibir visitas. Además, su entorno no ha acusado síntomas”, precisó el gobernador.
Otro caso sobre el que aún se aguardan informes de laboratorio del establecimiento médico de Buenos Aires, es el de un adolescente, de 17 años, aislado en el Hospital Regional “Juan Domingo Perón”, en Villa Mercedes. El joven regresó días atrás de un viaje de placer por Estados Unidos junto a un hermano menor y a su madre, tras lo cual presentó algunos síntomas dudosos que motivaron su internación. “Sobre este paciente estamos esperando los resultados para las próximas horas, mientras tanto su estado es asintomático”. También fue dado de alta y ya se encuentra en su domicilio, un joven al que se le confirmara un cuadro de dengue importado, “que ya se encuentra en su casa, cumpliendo con las medidas de rigor y evolucionando favorablemente”.

Dos nuevos casos sospechosos

La contracara de las buenas novedades la dio, en las últimas horas, “la aparición de dos nuevos casos sospechosos” confirmó Rodríguez Saá, tratándose de dos jóvenes masculinos, de 27 y 28 años, que viajaron a México el 1° de marzo y regresaron el 14 del corriente, arribando vía aérea a Chile tras una escala de 8 horas en Perú. De Chile viajaron en auto, pasando por la ciudad de Mendoza e ingresando el lunes al mediodía a San Luis. El paciente de 28 años había comenzado a experimentar hace 3 días fiebre, tos seca y cefalea, agregándose poco después diarrea y dolores articulares. El otro joven acusó el día 15 fiebre, dolor de garganta, cefalea y malestar general, no advertidos oportunamente por automedicación. En ambos casos se procedió conforme al protocolo previsto para esta emergencia, que se activó tras la comunicación con el sistema telefónico 107, procediéndose al traslado e ingreso de los pacientes al Hospital San Luis, donde se les tomaron las muestras y permanecen bajo estricto aislamiento hasta conocerse los resultados”. Al cierre de la conferencia de prensa, estos jóvenes continuaban con síntomas respiratorios y estado febril.
Por otra parte, el gobernador confirmó que “actualmente se encuentran en cuarentena 224 personas que han arribado del exterior, conforme a la nómina recibida del Ministerio del Interior de la Nación, a las que se agregan 8 ciudadanos por contacto estrecho con los casos sospechosos”.

Denuncia contra un médico y un sanatorio

“Hay personas que no toman en serio el tema sobre el que estamos hablando”, remarcó Rodríguez Saá, para seguidamente confirmar que “en el día de la fecha se radicó una denuncia penal en el Juzgado N° 2 de la Primera Circunscripción Judicial, por la posible comisión del delito contemplado en el artículo 205 del Código Penal”, que indica: “Será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.
La presentación judicial recayó “sobre el Dr. Martín Foncueva, médico traumatólogo, y contra el Sanatorio Rivadavia, adonde el mencionado profesional habría concurrido para realizar una intervención quirúrgica, cuando debía cumplir con el periodo de cuarentena, ya que poco antes había arribado a la provincia procedente de Chile, país que está considerado como zona de riesgo. El Dr. Foncueva había sido advertido por la ministra de Salud (Silvia Sosa Araujo) de su obligación, conforme a lo solicitado por el Ministerio del Interior de la Nación; es su obligación y por su condición de médico es doble, por lo que no podemos dejar pasar por alto esto, lo mismo con la clínica, que supongo hará su descargo, pero definitivamente no se puede actuar así”.

Nota, foto y video: ANSL.