Ante 25.000 espectadores, el primer mandatario puntano, Alberto Rodríguez Saá, junto al coordinador del encuentro, Sergio Freixes, dio apertura oficial al festival ecuestre y de música folclórica más importante de la región, que se desarrolla en el estadio ‘Julio Freixes’ de Nueva Galia. En la primera noche hubo jineteadas, tropillas entabladas y la gente deliró con el Indio Lucio Rojas y Los Palmeras, entre otros artistas.

En una noche maravillosa desde lo climático, ideal para disfrutar al aire libre, miles de espectadores, de distintas partes del país, le dieron vida a la noche inaugural del 14° Festival del Caldén que se desarrolla en Nueva Galia y el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, dejó oficialmente inaugurado el encuentro.
La actividad comenzó con las primeras rondas de jineteadas en las que participan protagonistas de todo el país. Animados por los payadores y relatores, los jinetes sacaron a relucir todo su coraje y habilidades e hicieron delirar a los miles de fanáticos que viajaron hasta Nueva Galia, para disfrutar de un encuentro único.
En campings, casas, hosterías, hoteles y lugares habilitados por la comuna de la localidad, miles de turistas se instalaron para disfrutar de las tres jornadas de folclore, música tropical y los mejores caballos del país.

Tras la primera ronda de doma en la primera categoría y también entre los juveniles, llegó el turno de la apertura oficial que en esta edición se denominó ‘Jinetes del Nuevo Tiempo’, donde artistas locales –especialmente de Nueva Galia y Arizona– mostraron un cuadro en el que reflejaron la importancia de la educación y del cuidado del medio ambiente. Bailarines entregaron una fantástica coreografía sobre la gramilla y, sobre el escenario, un grupo de chicos, mediante lenguaje de señas, cantó el tema oficial del festival que hace latir a todo el departamento Dupuy.
Los fuegos artificiales hicieron delirar al público y la ovación del público fue el justo premio para chicos y adolescentes del sur provincial y la ciudad capital, que pusieron su arte en la apertura oficial.
Con transmisión para todo el país a través de Crónica TV, uno de los mejores cuadros de la noche lo entregaron las tropillas entabladas, un espectáculo único en el país y el mundo donde las mejores tropillas del país cabalgaron al son del cencerro que portaron las ‘madrinas’, yeguas especialmente entrenadas para guiar al resto de los caballos.
El campo de doma se pobló de caballos al ritmo del chamamé y la gente deliró para ovacionar luego la performance de los coordinadores de cada tropilla entablada.

Tras ello, todas las delegaciones formaron de frente a la tribuna mayor con sus banderas y el acto oficial fue presidido por el gobernador Alberto Rodríguez Saá, el coordinador del festival, Sergio Freixes, y representantes de distintas agrupaciones que compiten en Nueva Galia.
La bonaerense Malena Berrueta le entregó al jefe del Estado provincial un cuadro referido a la cultura Ranquel, luego la delegación de Santa Cruz –que viajó 3.000 km para participar del festival– le entregó una plaqueta en nombre del gobierno de su provincia.
Alberto, en nombre del pueblo de San Luis, también recibió una rastra con elementos de plata con la figura de un caldén, el árbol autóctono de la zona. La entrega estuvo a cargo de Berrueta en representación de todos los jinetes, animadores, payadores y asistentes que le dan vida al festival.
Acompañado por Freixes y el secretario general de la Gobernación, Alberto Rodríguez Saá, el primer mandatario mostró cada obsequio recibido y la gente lo ovacionó.
Tras la ceremonia inaugural llegó el turno de la música y Los Caldenes subieron al escenario y mostraron su repertorio folclórico que la gente aplaudió.

Pero, tras ellos, hubo tiempo para la segunda ronda de doma y la gente se entusiasmó con la habilidad de los mejores jinetes del país.

Cuando los caballos cerraron su show, la música copó la noche y ya casi en madrugada el Indio Lucio Rojas, primero, y Los Campedrinos después, hicieron delirar al público.

Luego, Los Palmeras llegaron al escenario mayor de Nueva Galia, toda la gente bajó de las tribunas, cruzó por la gramilla el campo de doma, y a pura cumbia hicieron cantar y bailar al público con sus mejores hits.

 

Nota: ANSL.

Fotos: ANSL / Prensa Festival.