La joven acróbata de 26 años que comenzó su formación en San Luis, luego en Francia y actualmente estudia en Buenos Aires realizó intervenciones de acrobacia aérea en tela durante la tercera edición del ciclo “Noches Culturales”.

La puntana de 26 años que actualmente es alumna de la Licenciatura en Composición Coreográfica con mención en Expresión Corporal de la Universidad Nacional de las Artes en Buenos Aires, disfruta de mostrar su arte cuando está en San Luis. Por este motivo, participó del ciclo “Noches Culturales” y realizó distintas coreografías aéreas en tela durante la actuación de los grupos musicales Nosotras Tan Bien y Cherry Band. “Siempre que puedo participar en los eventos de la provincia disfruto mucho de sumarme. Realizo intervenciones en la tela y me encanta poder compartir lo que hago con la gente de San Luis”, expresó la joven acróbata, quien luego de sorprender al público con su presentación, en un contacto con la prensa, habló sobre sus comienzos, el presente y sus sueños como artista.

Andrea Suárez nació en San Luis, y desde los 19 hace acrobacias aéreas. Su relación con las disciplinas artísticas y el deporte comenzó desde pequeña porque siempre tomó clases de danza clásica y gimnasia artística.

Luego de terminar sus estudios secundarios se fue a Buenos Aires para estudiar la carrera de Sociología. Allí se dio cuenta que lo que quería para su vida era dedicarse al arte. “Volví a San Luis y empecé a hacer teatro, tomar algunas clases de danza, y de acrobacia en piso y tela en una escuelita de circo que me encantó. Entonces me empecé a profesionalizar y a dar clases en distintos espacios de la ciudad de San Luis”, explicó Andrea.

Ya instalada en San Luis, la joven acróbata se hizo amiga de Melody, una estudiante proveniente de Francia con quien realizaba acrobacia aérea en tela. Juntas compartieron diferentes presentaciones en escenarios de distintas localidades de la provincia. Cuando la joven francesa retornó a su país de origen comenzó a trabajar en una compañía de teatro y circo, hecho que le permitió invitar a Andrea a participar de capacitaciones en el país europeo. Así fue como en 2017 Andrea estuvo 4 meses realizando seminarios y presentaciones en distintas ciudades de Francia.

Luego de esta experiencia internacional, la joven acróbata se instaló nuevamente en Buenos Aires para continuar estudiando. Allí se inscribió en la Universidad Nacional de las Artes (UNA) y en el Buenos Aires Polo Circo.

Actualmente, la puntana brinda seminarios en distintas provincias argentinas y entre algunos de sus sueños remarca la posibilidad de tener su propia compañía, objetivo por el que trabaja cada día para seguir disfrutando de la disciplina que realiza fundamentalmente con pasión.

Nota y fotos: Prensa Cultura.